Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

3 de septiembre de 2014

Un reality destapa la explotación laboral de las multinacionales en el Tercer Mundo



En diversas entradas previas [1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10] he comentado que la actual globalización ha creado de facto un espacio de impunidad para que las grandes multinacionales incumplan cualquier derecho laboral o humano por muy básico que este sea en el altar de los sacrosantos e intocables beneficios corporativos. Y ahora un reality show de una cadena de TV noruega destapa de la manera más cruda esas intolerables situaciones, muchas veces indistinguibles de la esclavitud, en la que viven y trabajan cientos de millones de personas en el Tercer Mundo para que nosotros podamos tener el último capricho a un precio asequible.

En este programa televisivo jóvenes ciudadanos de los avanzados y democráticos países escandinavos viajan al Tercer Mundo para trabajar durante un mes en alguno de la infinidad de talleres en donde se fabrican esos objetos que compramos casi de manera compulsiva, y que tras un primer momento de felicidad instantánea pronto son arrinconados: ropa, calzado, electrónica, etc. por otros nuevos y lo suficientemente baratos para poder alimentar de manera constante al monstruo capitalista. Y como no podía ser de otra manera estos jóvenes quedan horrorizados por las terribles condiciones de "trabajo" esclavo en la que viven esos cientos de millones de personas, niños incluidos que malviven para satisfacer en condiciones inhumanas nuestros tan efímeros deseos materiales. 

Pues bien, una de estas jóvenes ha escrito en su blog su experiencia en un taller textil de Camboya que trabaja para la multinacional H&M y ha abierto la caja de los truenos de la civilizada y tranquila Escandinavia, ya que rompió la consigna de identificar a las grandes empresas que se enriquecen con esta nueva esclavitud del siglo XXI, recibiendo numerosas presiones tanto de la cadena de TV propietaria del programa como de la multinacional textil.

Y por supuesto este no es un caso aislado que afecte únicamente a la multinacional sueca, sino que todo el entramado económico multinacional funciona de la misma manera. Así que por supuesto también nuestras grandes empresas multinacionales de todos los ámbitos económicos fabrican sus productos en el Tercer Mundo con el sudor y también con la sangre de esos pobres desheredados sin futuro ni esperanza algunas. Por tanto ¿cuándo llamaremos por su verdadero nombre a esos criminales explotadores como Amancio Ortega, fundador y dueño de Inditex en lugar de rendirles abobada pleitesía como grandes magnates de los negocios cuando únicamente son los negreros del siglo XXI que deberían cumplir condena en una cárcel de máxima seguridad?


No hay comentarios:

Publicar un comentario