Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

16 de agosto de 2013

De vuelta al capitalismo salvaje del siglo XIX si es que alguna vez había sido abandonado



Hasta hace poco tiempo existía la ilusión de que al menos en el primer mundo se habían alcanzado unos derechos laborales que permitían a los trabajadores vivir con una mínima dignidad.  Pero si se analizan en profundidad los detalles de este mundo neoliberal esta utopía se viene abajo por completo.

Así se acaban de publicar dos noticias en principio nada relacionadas pero que son una muestra evidente del nivel de degradación existente en este corrompido mundo de las relaciones laborales. La primera tiene como protagonistas dos de las mayores multinacionales mundiales: VISA y McDonalds. Ambas empresas haciendo gala en una prepotente visión laboral "enseñan" en una web a sus empleados a controlar sus finanzas para así poder llegar a fin de mes. ¿Y cuál es la mágica solución empresarial para que los denigrados y explotados subempleados de las hamburgueserías McDonalds tengan un nivel de ingresos mínimamente digno que les permita sobrevivir? Pues para estos gigantes de la economía globalizada la solución es sencilla a la par que denigrante: que los trabajadores tengan dos trabajos, uno a tiempo completo y otro a tiempo parcial por lo que si son capaces de cumplir con la suma de jornadas laborales que asciende a 74 horas semanales (es decir 10,5 horas diarias si trabajan los 7 días de la semana o 12,3 horas al día si son tan blandos que necesitan de un día de descanso porque si quieren vivir como reyes descansando todo el fin de semana debería trabajar entonces una media de 14,8 horas los restantes cinco días laborables) conseguirán los emolumentos necesarios para llegar a fin de mes. Estos datos muestran con total frialdad la descarnada forma de pensar de los ejecutivos del siglo XXI, capaces de alardear en su propaganda con conceptos de explotación laboral cercanos a la esclavitud que creíamos haber superado al menos en el primer mundo hace ya prácticamente un siglo. Y no olvidemos que McDonalds es una empresa global con una facturación de decenas de miles de millones de dólares, que tiene decenas de miles empleados repartidos por todo el mundo por lo que sus "recomendaciones" son tenidas en cuenta por multitud de gobiernos de todo el mundo.

Y si la primera noticia es ofensivamente descorazonadora, esperen a la segunda que muy probablemente les revolverá las entrañas. Según información de la Organización Internacional del Trabajo unos 3,5 millones de niños mexicanos menores de edad están trabajando en la actualidad. Y no supongan que lo hacen a tiempo parcial ayudando a los pequeños negocios de sus progenitores ya que cerca de 600 mil de ellos lo hacen en jornadas completas y además en actividades de alto riesgo laboral, como la agricultura, la minería o la construcción. El caso de la minería es particularmente desolador ya que las condiciones de estos niños explotados son penosas, ya que por su baja estatura pueden trabajar en galerías más pequeñas que los adultos por lo que son los preferidos por las empresas mineras para así ahorrarse costes de producción, son obligados a trabajar en jornadas excesivas y a temperaturas extremas, al estar trabajando ilegalmente realizan sus funciones manejando maquinaria pesada y herramientas sin ningún tipo de protección y entran en contacto con productos químicos que en muchos casos dejan secuelas físicas irreparables, eso si no sufren alguno de los terribles accidentes que son habituales en este tipo de minas ilegales, no sujetas a ningún control laboral y que no cumplen con ninguna normativa mínima de  seguridad. 

Así que parece ser que la explotación laboral más salvaje vuelve a campar a sus anchas si es que alguna vez había sido abandonada en este mundo en el que millones de personas malviven explotadas para que unos pocos sigan amasando fortunas cada vez más indecentes. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario