Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

5 de junio de 2017

En realidad hay menos creyentes de verdad en el mundo que linces ibéricos en España



Miles de millones de personas en el mundo se obcecan en suponer de la manera más incomprensible e irracionalmente estúpida que, a pesar de las innumerables pruebas que indican inequívocamente que los humanos no somos más que una insignificante mota de polvo en el vasto océano cósmico, ellos por una razón desconocida tienen el favor de alguno de los innumerables dioses que la fértil (pero también más que disparatada) inventiva humana nos ha ido regalando a través de milenios de superstición.

Para estos pobres analfabetos mentales su dios controla no sólo el inimaginable Universo, sino que monitoriza infatigable y constantemente (y digámoslo claramente, como un perverso voyeur que disfruta con sus miserias) todos y cada uno de los segundos de su vida y estos simples de mente, aunque no entiendan sus supuestos inextricables designios asumen que todo lo que les pasa en sus más que insípidas y anodinas vidas tiene una razón, un propósito. 

Y dentro de esta delirante visión del mundo, existe un comportamiento religioso manifiestamente ofensivo a la más mínima inteligencia: la relación entre religión y medicina. Si estos piadosos, pobres seres obnubilados tuvieran razón es decir, si todo los que les pasa es por un divino propósito, entonces ¿porqué ese afán en acudir al médico en cuanto cogen un simple resfriado o les duele cualquiera de las innumerables partes de ese cuerpo (supuestamente diseñado de manera perfecta por su divino hacedor), exigiendo al galeno antibióticos, medicamentos, cirugías y el resto de la infinidad de remedios inventados por la más que manifiesta medicina atea, esa que nunca se ha conformado con la servil sumisión ante los "designios" divinos?

Porque, como muestra la siguiente y más que acertada viñeta la pregunta que tiene que hacerse todo verdadero creyente es cómo osa contravenir los más que evidentes designios de su Supremo Hacedor, el cual ha decidido en su infinita sabiduría diseñar de la manera más exquisita ese cáncer, cuya manifiesta misión es carcomerle lentamente por dentro y producirle un sufrimiento increíble para él y también llenar de tristeza a sus piadosos familiares, tumor que culmina generalmente con una terrible y lenta agonía que, supuestamente, llevará a nuestro piadoso ignorante a disfrutar de las delicias celestiales en forma de prepúberes, bien en su forma asexuada de virtuosos de la lira o alternativamente, aquella otra más pornográfica de docenas de virgencitas solícitas, según se elija una u otra de las dos variantes predominantes en el mundo de la locura monoteísta.



Es por ello que, por mucho que se les llene la boca de oraciones y loas varias a esos miles de millones de simples que se vanaglorian de su supuesta fe, en realidad todos ellos (salvo esos cuatro locos de las sectas que practican la "sanación por fe", la única medicina posible dentro de la religión) son tan ateos (aunque eso sí, de la manera más humillantemente hipócrita) como el que firma este blog. 

Y la prueba no puede ser más clara, si hasta el papa católico (supuesto número dos de la colérica zarza ardiente, la única verdadera) no tiene confianza ninguna en su hipotético jefe de filas. Y si no me creen, a las pruebas me remito.


17 comentarios:

  1. Hola:

    No existe la medicina atea, del mismo modo que no existe el comunismo ateo. Hay cristianos que son comunistas, por ejemplo.

    Lo que si es propio de la medicina, como toda rama de la ciencia, es su carácter secular en la que no debe haber intromisión religiosa.

    ¿Por qué esta gente sigue creyendo en Dios a pesar de las evidencias en contra?. La respuesta es la fe, desde muy pequeños se nos enseña que es una virtud,sin ella no hay salvación para el alma. Entre más firme sea el creyente, más cerca estará de Dios.

    El temor a la muerte es el temor a lo desconocido, el famoso temor de Dios.

    Urge educación en el pensamiento crítico desde que somos adolescentes y que no haya educación religiosa, especialmente cuando hayan niños muy pequeños involucrados.

    Urge mayores seguridades y menores desigualdades como sociedad.

    Urge que de verdad los seres humanos nos apoyemos los unos a los otros, sin consideraciones egoístas.

    Pienso que sólo de esta manera podremos hacer retroceder significativamente el nefasto poder religioso.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A no ser que te refieras al comunismo primitivo(o algún tipo de socialismo utópico), un comunismo religioso es una contradicción, el comunismo se base en la teoría marxista, y esta es materialista, y al igual que la ciencia analizan la realidad desechando el espiritualismo y la religiosidad.
      Y no se puede decir que es algo laico la ciencia cuando desde siempre ha cargado contra las justificaciones religiosas, desde la teoría heliocéntrica hasta la teoría de la evolución enfrentándose a los poderes religiosos de cada época.
      Y ya no hablemos de disciplinas como la neurociencia o psicología que buscan la explicación materialista de las religiones negando toda explicación espiritual.
      Por lo tanto la ciencia es atea y no laica porque no se distancia de la religión, sino que al contrario la combate desechando la espiritualidad y demostrando como errónea la fé a favor del método científico.

      Eliminar
    2. Siguiendo lo que planteas con respecto a la ciencia, se podría decir que es una disciplina amiticista. Pero no le veo sentido, son palabras de alcance limitado.

      Eliminar
    3. A ver, te lo voy a poner más sencillo:
      El laicismo no se mete en asuntos religiosos ni niega la existencia de Dios, solo es contrario a la influencia de confesiones religiosas.
      El ateísmo niega la existencia de Dios.
      Y la ciencia hace lo segundo cada vez que contradice la biblia(otra cosa es que los creyentes se justifiquen luego con el dios de los huevos y digan que hay que interpretarlo cuando ya no se puede negar la evidencia), cada vez que niega la existencia de Zeus y propone explicaciones científicas a todos los asuntos de fe.

      Eliminar
    4. Cuando dije carácter secular a la medicina, simplemente afirmé que es ajena a lo religioso.

      Lo que la ciencia hace es afirmar que no existen evidencias de la existencia de Dios. Por Dios no tiene porque referirse al judeocristiano. Contradecir la Biblia no es lo mismo que negar la existencia de Dios. Se niega la validez de esa cosmovisión en términos efectivos.

      Si dices que la ciencia es atea, ¿acaso no es mejor decir que la ciencia es amiticista y así abarcamos más?. Debes de reconocer que la palabra ateísmo sólo se refiere a la posición con respecto a los dioses.

      Eliminar
  2. kamu

    La ciencia en general y la medicina en particular son ateas, aún cuando pocos o muchos de sus practicantes sean religiosos. Y esto es así desde el momento que en las hipótesis científicas, que son la misma base del método científico, no aparece nunca la variable dios.

    Tal y como he comentado innumerables veces, un científico tiene la obligación deontológica de incluir todas las variantes probables en su estudio y rechazar las irrelevantes, de tal forma que tras varios siglos de colocar al fenómeno dios entre las segundas (y a la vista de los datos) se demuestra muy a las claras no sólo que la ciencia es atea, sino que la realidad también lo es, porque un mundo como lo describen los creyentes: con un dios que interfiere innumerables veces en la realidad imposibilitaría el desarrollo de la ciencia, ya que los investigadores no podríamos encontrar las leyes de la naturaleza entre tanto milagro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Considero al ateismo un fenómeno histórico y social. La ciencia y sus ramas son escépticas en mi opinión.

      Eliminar
    2. Pues te equivocas, la ciencia está demostrando cada día con mayor detalle que las creencias son un simple constructo psicológico-neuronal que no deja espacio para la duda. Y lo mismo que la ciencia no es neutral o escéptica frente a la hipótesis del ratoncito Pérez tampoco lo es respecto a las diferentes deidades, ya que cuando se demuestra una explicación plausible se acaban las conjeturas y las "indeterminaciones".

      Eliminar
    3. A ver, el escepticismo no es neutralidad. El escepticismo implica no aceptar algo a menos que se encuentre respaldado por evidencia irrefutable, no importando el testimonio o la tradición. Implica además ser capaz de evaluar críticamente dicha evidencia antes de ser aceptada. Si con el tiempo aparece evidencia mejor que refute la idea aceptada anteriormente, se analizarán cuidadosamente las pruebas y si son válidas el escéptico aceptará su error y cambiará de opinión.

      Obviamente hablo del escepticismo moderno y no pirrónico.

      La ciencia la veo como un subconjunto del escepticismo. La actitud escéptica es la base fundamental de la ciencia.

      La ciencia nada tiene que decir de Dios como hipótesis no comprobable, pero si se refiere a Dios como fenómeno sociocultural. Confundir ambas es un error. Lo que la ciencia ha hecho es demostrar que las afirmaciones religiosas fundamentalistas con respecto al mundo empírico son erradas.

      Maese Toropos te dijo que nadie sabe realmente si existen o no los dioses o Dios, en términos de lo absoluto, y quien afirme saber se equivoca. Por dioses o Dios no es obligatorio que se refiera a los proclamados por las religiones. Sin conocimiento, agnosticismo. Nadie sabe. El saber es práctico, no absoluto.

      El ateismo por si sólo no garantiza que una persona no crea en la homeopatía o en los alienígenas ancestrales, por poner ejemplos.

      Ahora, el ratoncito Pérez es irrelevante para mejorar nuestra comprensión del universo y lo mismo pasa con Dios, es por ello que son descartados en la práctica. Por eso el foco de la ciencia son las hipótesis comprobables.

      La ciencia es la búsqueda de los hechos, no de la verdad. No me refiero a la verdad efectiva. ¿Cómo sabes que el universo que se ha estudiado es real y no una sofisticadísima simulación generada por una supercomputadora, por ejemplo?.

      No es el tema las creencias sino las ideas. No son la misma cosa.

      Te doy otro ejemplo: la idea de que el universo con sus leyes físicas conocidas por nosotros sea como una partícula subatómica dentro de una realidad inconcebiblemente mayor. ¿Qué tiene que decir la ciencia al respecto?, puede ser verdad o mentira pero en nuestra incapacidad para confirmar o refutar es irrelevante de todas maneras.

      El ateismo se refiere a la posición frente a la idea de los dioses. El escepticismo es la posición frente a la pseudociencia, la superstición y por extensión a la irracionalidad.

      El escéptico es un incrédulo bien informado. El escepticismo es en el fondo el que ha estado moldeando la cultura humana los últimos siglos.

      Obviamente tú hablas desde una visión puramente científica. Yo integro ciencia y filosofía, pero con denominador común a la razón. Y la razón tiene su límite intelectual.

      Bueno, es claro que no nos vamos a poner de acuerdo. Pero puedes creerme que hago el esfuerzo por ser un pensador racional.Y si me llego a equivocar y me doy cuenta, debo ser capaz de reconocerlo como la última vez que posteamos. Aunque espero que jamás insulte o me burle de un creyente, a mi no me sirve y al otro tampoco.

      Eliminar
  3. Kamu

    El escepticismo de la ciencia es metodológico por principio, sin embargo al acumularse pruebas y estudios la ciencia ha descartado la hipótesis religiosa, llegando a la conclusión atea: los dioses no existen y son sólo el resultado de ciertos sesgos y patrones evolutivos inscritos en el cerebro humano.

    Sobre tu afirmación de que

    “La ciencia nada tiene que decir de Dios como hipótesis no comprobable”

    harías bien en leer a Víctor Stenger:

    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2012/03/dios-es-una-hipotesis-comprobable.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo razonamiento válido se basa en premisas sólidas.

      El problema es que el punto de partida que tiene es irrefutable en términos de lo empírico, los hechos, no de lo absoluto, la verdad.

      Eliminar
  4. Kamu

    Pienso que cometes un error con tu afirmación de que

    “ahora, el ratoncito Pérez es irrelevante para mejorar nuestra comprensión del universo y lo mismo pasa con Dios, es por ello que son descartados en la práctica. Por eso el foco de la ciencia son las hipótesis comprobables.”

    La ciencia no descartó al ratoncito Pérez o a ese o aquel dios, sino que estudiando el universo no ha encontrado prueba alguna de su existencia y sin embargo ha encontrado pruebas de que son artificios mentales humanos. Sin embargo, en su estudio del Universo la Ciencia bien podría haberse encontrado con el generoso ratón o los otros, como ha ido encontrándose con multitud de entidades más que extrañas, inimaginables no sólo para los científicos del pasado sino muchas veces para los científicos de 5 años antes del gran descubrimiento que sea.

    Si los dioses hubieran existido ten por seguro que ahora mismo muchos científicos estarían estudiándolos y la totalidad de los investigadores tendríamos que tener en cuenta (por pura deontología profesional como he comentado antes) su posible influencia en nuestros experimentos, aun cuando fuéramos incapaces de entender que son, lo mismo que hacen hoy en día los cosmólogos con las más que extrañas y hasta ahora incompresibles materia y energía oscuras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La ciencia descarta las hipótesis no comprobables porque no puede trabajar con ellas, aunque fueran verdad, (no en términos efectivos).

      Pienso que cometes el error de asumir que el ámbito de lo comprobable, universo físico con sus conocidas leyes a las que nada ni nadie puede ir en contra, es lo único que existe en lo absoluto. O el sugerente multiverso, la misma idea básica pero más grande.

      Eliminar
  5. kamu

    Por definición no hay nada fuera del Universo-Multiverso.

    ResponderEliminar
  6. Eso es acuerdo humano en base a lo que se puede abordar en la práctica, ciencia, y en la teoría,protociencia,(la palabra teoría en el sentido común), lo aprendí de chico, en los 80, universo es todo lo que existe. Se entiende que en principio es válido para el multiverso, el cúal al menos por ahora es hipótesis no comprobable.

    Si estoy equivocado en lo que he planteado y me doy cuenta, eventualmente admitiré que tienes razón. Hasta ese posible entonces lo dejo hasta aquí contigo. Me lo voy a pensar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde los 80 se ha avanzado un pelín.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo, mientras más aprendemos, más nos damos cuenta de lo que desconocemos. Paradoja.

      Eliminar