Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

3 de octubre de 2019

¿Podemos hablar de un buen hombre llamado Odín?

Los creyentes piensan (lo cual no es más que una exageración) que el resto de los mortales debemos aguantar su insensata charla acerca de sus más que delirantes mitos, no sólo con atención sino también con respeto. 


Y para que se pueda observar la ignorante prepotencia de estos pobres diablos, más cortos de mente que un macaco cualquiera, este brevísimo video extraído de la más que interesante serie noruega "Los visitantes".

2 comentarios:

  1. Anónimo10:08 a. m.

    ¡Muy interesante escena! Aunque supongo que lo de “Odín” ha sido para enfatizar el humor, quisiera concentrarme en el fragmento final (donde el zapato se interpone en la puerta). Para mí, aquel momento representa mucho más: la ineptitud de una absurda estrategia de convencimiento. Porque, al no funcionar su discurso demente, únicamente pueden recurrir a la “empatía”. —¿Todo va bien? Usted debe saber que Dios puede cambiar su vida. Yo pasaba por momentos terribles, pero me ha salvado la fe— dirán ellos sin empacho. Y tal como un pie en la puerta, buscarán conectar con los pesares del oyente…

    Más allá de las evidentes mentiras, me pregunto si en verdad creen en lo que dicen. Puedo comprender que exista una minoría de “elegidos” y creyentes natos, cuya integridad mental me resulta cuestionable; pero qué sucede con aquellos que dudaron alguna vez (incluso durante el proceso de “conversión”). Si no asumieron el engorro de cuestionar, me queda claro que se conformaron con el autoengaño.

    ResponderEliminar
  2. A mí me recuerda(n) a los que llaman, al tuntún, al móvil, vendiéndote algo. Da igual lo que vendan, sólo lo hacen por (probar) un trabajo, pero dudo que estén a gusto con ello.

    Son geniales esos 22 segundos de sátira sardónica

    (Espero que a las del "coño insumiso" les salga a favor; como cuando a mi amigo Javier Krahe con su "cristo cocinado")

    Lo de los eufemismos es de aúpa. Ahora para llamar a la blasfemia y poder juzgarla por lo civil, le ponen de nombre "sentimientos religiosos" y así regresamos al pretérito imperfecto de los tiempos nacionales.
    Espero que se encuentre un antídoto dialéctico para "revocar" mediante una vacuna retórica tamaña estupidez que si se deja avanzar, poco a poco, regresamos a los tiempos de los cursi, lo ridículo y al colmo del puritanismo en el cual no me veo reflejado. Y tampoco me veo reflejado en esos elementos masculinos que a toca teja y montando en cólera atacan e insultan a las tres protagonistas a juzgar.

    ¿Es que tiene más peso una parte de la sociedad sobre la otra, sobre la crítica, la que se autocritica?

    Sabes qué y a todo esto...los moros se frotan las manos. Sí, sí, los moros, que ahora ya están riéndose al saber que en los hospitales les conceden salas "multirreligiosas" para ellos también y así es como se justifican los unos a los otros y con otros.
    ¿No queríamos tierra y tazas? Pues toma tres de éstas con la libertad de culto de la democracia. Y los populistas de derechas diciendo que la libertad es para todos; incluidos los otros.

    (Te envío unas fotos, a móvil viejo, por el privado)

    Salú

    ResponderEliminar