Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

13 de septiembre de 2017

Cómo hacer mala ciencia cuando los investigadores se dejan influenciar por la religión


La existencia de científicos religiosos presenta una clara faceta esquizofrénica, puesto que en su jornada laboral el investigador debe ser una profesional reflexivo y racional, para luego abandonar todo raciocinio cuando penetra en la mezquita, pagoda, iglesia, sinagoga o cualquier otro lugar de culto, donde es absolutamente necesario dejar en la puerta el cerebro.

Y un artículo publicado en una revista científica hace unos años es una muestra palpable de que para algunos de ellos, la influencia religiosa es tan grande que, acaban perdiendo también el cerebro dentro del laboratorio. Les pongo en antecendentes.

Un grupo de investigadores italianos se puso a analizar los restos de ADN del famoso y más que falso lienzo de Turín, mal llamado Sábana Santa.  Descubren, como no podía ser de otra manera, que tras cerca de mil años de haber pasado por las manos de media cristiandad la sábana está llena de muestras de ADN de diferentes especies vegetales, algunas de la región mediterránea, otras del resto de Europa y otras de tierras aún más lejanas como América, la India o China.

Y algo parecido encontraron al analizar las muestras de ADN humano, que individuos de poblaciones históricas europeas, africanas y hasta asiáticas toquetearon y besuquearon (tal y como sigue haciendo hoy en día miles de católicos con la famosa estatua de escayola del más que también falso Santiago en la ciudad gallega de Compostela) la "santa" sábana.


Y ¿que concluyen nuestros investigadores? pues no se crean, que lejos de comprender que el lienzo está más contaminado de ADN que la sábana de un burdel y que por tanto, poca o ninguna información se puede extraer sobre su origen, los expertos italianos afirman que
"Tal diversidad no excluye un origen medieval en Europa, pero también sería compatible con el camino histórico seguido por la Sábana de Turín durante su presunto viaje desde el Cercano Oriente"
¿Cómo? Esta afirmación es tan absurda como inferir que como no se sabe nada de la famosa sábana desde su supuesto origen en el siglo I EC hasta la Edad Media, el famoso Nefi de los mormones se la llevó consigo en su más que imaginario viaje a América (aunque ya puestos si los católicos creen que un tal Yago trajo la "palabra" de dios a tierras galaicas porqué no van a creer los mormones en lo que quieran sin prueba alguna), y de allí bien pudiera haber pasado a China a manos de otros inquietos "cristianos" y luego a la India (recogiendo de camino ADN de medio mundo) para volver a aparecer de manera milagrosa en la Francia Medieval 1.400 años después. Total esta “hipótesis” (y ya puestos la de su origen extraterrestre, o cualquier otra que la disparatada mente religiosa pueda concebir) también es compatible con los datos de ADN obtenidos, ya que todo el mundo la manoseó, cosa habitual entre los piadosos cristianos.

Es más, la desbocada imaginación de los autores del estudio llega a cotas asombrosas cuando indican también en el resumen del artículo que la sábana pudo haber sido de manufactura india, porque ellos mismos encontraron que, entre la mezcolanza de ADNs varios, algun(os) de indios (asiáticos, no apaches) que habían dejado su huella genética en el lienzo.
“Una posibilidad alternativa e intrigante es que la tela de lino fue teñida en la India, como quizás pueda estar apoyado porque el nombre original de la sábana santa en latín, “Sindon” [tejido de fina hechura] parece derivar de “Sindia” o de “Sindien”, una tela que viene de la India.”
Y nuestros expertos se quedan tan satisfechos, porque no se crean que en su estudio hacen referencia lingüística alguna. Es más, aunque resaltan esta “hipótesis” en el resumen, sin embargo en el texto del artículo indican que
“Una posibilidad obvia es que durante el curso de los siglos, individuos de ascendencia india entraron en contacto con la sábana”
Entonces, ¿a qué marear la perdiz con rocambolescas “hipótesis”?

Y para que vean el rigor de los autores, resulta que “Sindia” también es una localidad de Cerdeña tal y como indica la Wikipedia. Por todo ello, yo sugiero que quienes envolvieron al nazareno en la sábana "santa" fueron asombrados corsos de visita por Judea, que se convirtieron así en los primeros verdaderos cristianos, piadosos que luego se la llevaron a su pueblo insular, en donde la custodiaron en secreto durante generaciones hasta la Edad Media, en donde fue robada por los siempre imperialistas franceses. 

En resumen, una muestra más que evidente de que cuando un científico se deja influenciar por la religión, su cabeza únicamente le sirve para llevar sombrero.


P.D.
Gracias al internauta Carlos Alberto Bravo Honores por haberme hecho notar la existencia de tan cristiano estudio "científico".

No hay comentarios:

Publicar un comentario