Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

24 de marzo de 2015

Tratar enfermos extranjeros adinerados a cambio de dejar morir a los pacientes españoles

El Ministerio de Sanidad ha diseñado un plan estratégico para la sanidad española que contempla centrar los esfuerzos en atraer a pacientes extranjeros adinerados a que se traten sus enfermedades en los hospitales españoles ¿Y qué pasará con los enfermos nacionales? Pues muy probablemente lo peor: recortes, desatención, listas de espera y finalmente la muerte.


Porque en un momento en el que, debidos a los brutales recortes presupuestarios, se está desmantelando en la práctica el sistema sanitario español resulta que nuestros avispados gobernantes quieren que España se convierta en un foco de atracción del llamado turismo sanitario, en donde personas adineradas del extranjero, vengan a nuestro país a recibir tratamientos de vanguardia, sin esperas y con todos los adelantos técnicos y humanos posibles.

Y por supuesto esta estrategia competirá directamente en recursos técnicos y humanos con la actual sanidad centrada en intentar atender al grueso de la ciudadanía, de tal forma que los actuales problemas de la sanidad: disminución de las plantillas de sanitarios, sobresaturación de los profesionales médicos, falta de recursos, cierre de camas hospitalarias, desatención médica, listas de espera en aumento, masificación de ambulatorios y centros de salud se verán agravados cuando parte de los recursos se deriven a mantener unos hospitales o unidades de uso exclusivo para aquellos pacientes privados, con los suficientes recursos económicos capaces de pagar las abultadas facturas sanitarias que se les cobrarán y entonces, poco a poco los enfermos nacionales sufrirán las consecuencias en forma de peores y más lentos tratamientos que acabarán repercutiendo en la salud y también quizás en la vida de esos pobres españolitos que acudamos a través de la cada vez más abarrotada y sobrepasada seguridad social pública. Pero eso sí, nada de protestar, puesto que en una economía de libre mercado cada uno recibe la atención que buenamente pueda pagar.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada