Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

18 de septiembre de 2014

¿Dónde están los “huecos” de la memoria del agua?


Para justificar cómo la ausencia de principio activo es capaz de producir un efecto curativo, los defensores de la pseudomedicina homeopática invocan un misteriosa propiedad del agua denominada "memoria" consistente en que a medida que se diluye la solución original, aunque el principio activo vaya "desapareciendo"  sin embargo las moléculas de agua que lo rodeaban originalmente mantienen un "hueco" del tamaño del compuesto original. Sería algo así como cuando se recubre un bizcocho con cobertura de chocolate y luego cuidadosamente nos comemos el bizcocho quedando entonces únicamente el recubrimiento del cacao rodeando un espacio vacío. Pero ¿se pueden formar dichos "huecos" durante el proceso de dilución?  


Pues bien para mostrar que toda la argumentación de la “memoria del agua” es un simple engañabobos de lo más burdo por cierto, puesto que cualquiera que haya estudiado la química elemental del bachillerato (o incluso únicamente los conceptos básicos de primaria) se puede dar cuenta que en el proceso de dilución, el compuesto original  no desaparece nunca dejando jamás “hueco” alguno en el agua, presentaré el siguiente ejemplo.

Tomemos un recipiente al que añadamos 4 bolas negras y 100 bolas blancas. Si a esta “solución de bolas” se le añaden otras 100 bolas blancas ahora tenemos el doble de volumen con 200 bolas blancas que siguen rodeando totalmente a las 4 bolas negras, habiéndose realizado por tanto una dilución ½. Ahora cogemos la mitad de este volumen que contendrá entonces 2 bolas negras completamente rodeadas de 100 bolas blancas y le volvemos a añadir otras 100 bolas blancas, resultando una mezcla de 2 bolas negras rodeadas otra vez de 200 bolas blancas, por lo que habremos realizado una segunda dilución de ½, y entonces ahora tendremos una dilución ¼ sobre la solución original. Si volvemos a descartar la mitad de las bolas nos quedaremos ahora con 1 bola negra que sigue aún rodeada de 100 bolas blancas. Añadiendo otras 100 bolas blancas volvemos a hacer otra dilución ½ y si ahora esta mezcla la separamos en dos mitades tendremos un recipiente con 0 bolas negras y 100 bolas blancas ¡sin ningún tipo de hueco o vacío! y el otro recipiente contendrá 1 bola negra rodeada totalmente de 100 bolas blancas. A partir de aquí podemos seguir añadiendo repetidamente cientos y cientos de bolas blancas en sucesivos pases de dilución hasta el infinito y luego llamar al resultado final “solución homeopática de bolas negras” pero ¿dónde han estado o se encuentran ahora los famosos pero fantasmales huecos que contienen la “memoria” de las bolas blancas? puesto que las bolas negras nunca han llegado a “desaparecer”, sino que simplemente las hemos ido descartando junto con las bolas blancas que las rodeaban durante el proceso de dilución seriada.


Nota: esta explicación se incluyó al final de una entrada reciente del blog "La Ciencia y sus Demonios" como un anexo y ahora la publico de manera independiente para difundir más la idea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada