Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

6 de julio de 2012

Reflexión sobre el agnosticismo


En un reciente artículo publicado en el diario Público, el filósofo Augusto Klappenbach hacía referencia al eterno dilema de la existencia divina con las siguientes palabras en defensa de su postura agnóstica personal
“Quienes somos agnósticos renunciamos a responder la pregunta de Leibniz. Me parece tan irracional la pretensión de demostrar científica o filosóficamente la existencia de Dios como la de probar su inexistencia. El ateísmo es absolutamente respetable como creencia basada en una actitud vital, pero insostenible como afirmación científicamente demostrable. Creo que lo máximo a que puede llegar nuestra limitada razón humana es a un ilustrado agnosticismo, compatible, eso sí, con creencias y apuestas intelectuales de todo tipo.”
Personalmente nunca he entendido este tipo de neutralidad, sobre todo cuando de asuntos relevantes que afectan a la realidad o a la percepción de la misma se trata. Pero es que esta argumentación en principio tan teóricamente equidistante, en realidad destila un fuerte olor a religión monoteísta y esta visión agnóstica está totalmente contaminada por la teología cristiana. Me explico. El Sr Klappenbach reduce el problema del teísmo a una única ecuación. La existencia o no de Dios. Por su nacionalidad (hispano-argentina), por su cultura (católico romana) y por la referencia a Leibniz tiende a simplificar ese dios en un ente claramente judeo-cristiano. Por tanto dentro de su aparente neutralidad ha acotado subjetivamente la divinidad y entonces ha eliminado de facto la miríada de dioses inventados por las fértiles y alucinadas cabezas de dementes y embaucadores de toda época pero eso sí pertenecientes a otras culturas. Porque yo no le supongo al Sr Klappenbach tan ecuánime, equilibrado y dubitativo en cuanto a la posible existencia real de Zeus, Thor o Huitzilopochtli por poner algunos ejemplos. O ya puestos, imagino que tampoco es capaz de argumentar de forma seria que carece de elementos de juicio válidos y suficientes sobre la existencia o no de Papa Noel, las hadas, los elfos o los duendes y que por tanto él en su estricto e ilustrado agnosticismo deba limitarse a no plantear la cuestión y vivir en una perpetua duda sobre la realidad de dichos personajes.


¿Entonces por qué privilegia al dios cristiano con ese agnosticismo? Si ha desechado sin pensar siquiera a Shiva, Viracocha, Anubis, Poseidón, Mitra o el Gran Espagueti Volador, ¿por qué no puede dar un paso lógico más y añadir el dios judeocristiano al innumerable panteón de alucinaciones colectivas del privilegiado cerebro de nuestra especie?    
Además, nuestro filósofo parece no darse cuenta que las mitologías urdidas por los diferentes débiles mentales a lo largo de nuestra dilatada historia son absolutamente contradictorias entre sí y si Alá es real entonces Visnú es ficticio. Si Manitú existe, entonces el dios cristiano es una invención y así sucesivamente. Pero claro es siempre muy difícil descartar al dios dominante de la cultura en la que hemos sido educados y por lo tanto, al final el agnosticismo no es en realidad más que el mantenimiento (un tanto cobarde) de los lazos afectivos con el absurdo diosecillo de nuestra infancia.

17 comentarios:

  1. Siempre leo tu blog por rss
    y en mi opinion esta es una de tus mejores entradas
    sigue así

    ResponderEliminar
  2. Una reflexión interesante. Cuando la gente te pregunta por tus creencias siempre dicen: "¿crees en Dios?", dando por sentado que todos los demás son una burda mitología, y dotando de validez solo al judeo-cristiano.

    Respecto a los agnósticos: Es una postura respetable, como el resto. En muchos contextos estaría de acuerdo con ella, pero en el tema teológico... hay mucha tela que cortar. El agnóstico pasa la pelota e intenta tapar el problema como si no fuera con el. Es una postura, a mi entender, cobarde.

    Un saludo desde Asturias

    ResponderEliminar
  3. Creer en un dios, o no creer en ninguno, de manera firme e intransigente, entra en la categoría de los valores absolutos. El agnóstico no creo que eluda por cobardía, como tú opinas, Diego, negar o aceptar la posibilidad de la existencia, o no, de entidades trascendentes, sino que más bien es una postura intelectual en la que se admite que los valores absolutos no caben en la comprensión limitada del raciocinio humano.

    Por lo demás, es un buen artículo, donde se señala con acierto la influencia de los condicionamientos culturales a la hora de tomar postura ante planteamientos vitales.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  4. ¡Ah!, por cierto, Diego ArbD -al margen del hilo de esta entrada-, te quedan uno o dos comentarios más en el blog de Logos77. Ya te ha visto el plumero y hará contigo lo que ha hecho con los demás: censurarte sin más dilación. A Logos77 no le interesa el debate sino "que le des la razón, te conviertas y seas salvo"... :-D

    ResponderEliminar
  5. La razón me impide creer en un dios, que según me enseñaron debe ser el creador de todo, el que lo sabe todo y que lo puede todo. Pero si creo en que el universo tiene una edad indefiníblemente larga (por no ser absolutista y decir que su vida es infinita). En la largísima vida del universo, ha habido tiempo para que evolucionen seres extraordinariamente sabios y poderosos, pero ninguno de ellos está tan loco como para responder a los humanos que ruegan a dios, seguramente porque ya han superado nuestra etapa en la que algunos humanos caen en la locura del mesianismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fisivi
      Según dos de las hipótesis actuales sobre el origen del Universo puede que no vayas tan desencaminado con la idea de eternidad del Universo. Hace algunos meses, los físicos Penrose y Gurzadyan publicaron un artículo

      http://arxiv.org/abs/1011.3706

      en el que analizando la radiación de microondas encontraron unos datos compatibles con la existencia de agujeros negros previos al Big Bang por lo que postularon una cosmología cíclica de tal forma que ahora viviríamos en uno de los innumerables ciclos de un Big Bang seguido de Big Crunch. La otra hipótesis que está ganando adeptos entre los cosmólogos es el Multiverso, que se puede resumir gráficamente en un infinito burbujeo de universos generados unos a partir de otros como cuando un niño forma pompas de jabón en una secuencia no sólo infinita en el tiempo sino también en el número de universos individuales.

      Eliminar
    2. Nunca he comprendido la teoría del Big-Bang. Supongo que los científicos tienen razones para creer que existió, pero me da la impresión de que la teoría del Big-Bang refleja el miedo a no ver límites, el miedo a la libertad, y la influencia de la sociedad monoteista que busca un origen centralista de todo, como la creación por un dios padre.

      Eliminar
  6. Jajajajaaa... Tal como te decía ayer, Diego ArbD, ya perteneces al grupo de los proscritos en el blog de la fanática evangélica Logos77. Bienvenido al club... ;-)

    ResponderEliminar
  7. Fisivi

    El Big Bang independientemente de su significado filosófico concuerda perfectamente con dos grandes descripciones del Universo: la expansión de las galaxias descrita por Hubble y la radiación de fondo de microondas analizada originalmente por Penzias y Wilson y posteriormente estudiada en profundidad con el satélite COBE. De todas formas como te he comentado anteriormente, esta visión de singularidad única fácilmente extrapolable a una creación en el sentido religioso clásico está siendo modificada por una visión infinita que muy probablemente destruirá cualquier atisbo de interpretación “humanizada” del origen y significado final del Universo.

    ResponderEliminar
  8. No creo que la ciencia pueda nunca demostrar la no existencia de Dios, pero no soy agnóstico sino ateo porque creo aún mucho más firmemente que el Dios humanoide y juzgador de cualquier religión no existe. (Otra cosa es que llamemos Dios a algo sin autoconciencia ni voluntad propia que aún no conocemos, claro). Como dicen ellos, es cuestión de fe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan

      La ciencia tampoco podrá probar nunca la no existencia del Gran Spaguetti Volador, de Zeus, de Superman, del ratoncito Pérez o de cualquier otra invención de dementes o soñadores. Pero lo que sí podrá la ciencia es ir dando una explicación cada vez más precisa, rigurosa y racional de los supuestos milagros o dádivas atribuidas a cualquier diosecillo por sus fanáticos e ignorantes seguidores. Ya nadie asume que los rayos son potestad divina, cada vez son menos los que atribuyen a los malévolos designios celestiales las enfermedades infecciosas y así poco a poco el campo de acción de cualquier poder superior irá encogiéndose hasta prácticamente desaparecer.

      Eliminar
  9. Te diré yo soy agnostico porque no me interesa un rábano si dios existe o no. Si existe "que se ponga"de lo contrario a mis cosas.
    No me planteo el dilema de la existencia de dios ni me interesa demostrar su no existencia. Esa es una verdader posición agnostica, falta de interés en la cuestión, simplemente. El tema de dios realmente me aburre.Que digan que en el fondo soy un creyento o un resentido me da igual, no es mi problema lo que los creyentes digan de mí, porque el día que descubrí que me podía liberar de ese agobio religioso, fue el día mas felíz de mi vida, por fin me sentí libre, dueño de mi vida y felíz.... y mas moral que nunca!
    Saludos augusto

    ResponderEliminar
  10. En dios ya no cree ni el papa
    http://fisivi.blogspot.com.es/2013/02/en-dios-no-cree-ni-el-papa.html?m=1

    ResponderEliminar
  11. Fisivi

    Tienes mucha razón. Ningún lider religioso puede ser tan simple como para creerse la sarta de idioteces de su religión. Los dogmas están pensados para los incautos creyentes de base.

    ResponderEliminar
  12. Aquí se confunde la velocidad con el tocino. De las palabras de Augusto Klappenbach aquí se deducen sinsentidos. El autor de dichas palabras no hace referencia los dioses antropomórficos que se han confeccionado a lo largo de la historia, sino a la existencia o no de una entidad origen.

    ResponderEliminar
  13. Fernando

    ¿de donde crees que viene la entidad de origen? Pues del famoso dios de los huecos recortado de atributos por los avances cientíicos hasta llegar a reducir sus poderes excepto el de poner en marcha el big bang.

    ResponderEliminar
  14. Creo que el error está en situar el agnosticismo en el ámbito de las creencias. El agnosticismo es una postura filosófica que se corresponde con la de la ciencia en realidad, no tomar en cuenta o invertir tiempo en nada que no pueda ser falsable o demostrable. Algo así como no participar en una mesa de apuestas, aunque esté convencido de que la bolita no está debajo de ningún cubilete.
    Pero esa postura filosófica no descarta una actitud vital práctica: la mayoría de agnósticos son vitalmente ateos al no regir su vida por doctrinas religiosas.
    Creo que es interesante lo que dijo Bertrand Russell al respecto: si tuviera que manifestarlo ante una audiencia de filósofos, debo declararme agnóstico, pero ante gente del común me presentaría como "ateo". Pues eso.

    ResponderEliminar