Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

13 de junio de 2012

El Batmanismo, otra nueva religión


En algunas entrada previas he comentado la aparición de nuevas religiones en nuestros tiempos, desde el paródico pastafarismo, pasando por el kopimismo o religión del intercambio de archivos hasta aquellas nuevas religiones con tal sentido místico y adoctrinador que no se diferencian en nada de sus más antiguas competidoras y por tanto más venerables creencias, como la iglesia de la Cienciología, el Crislam o el renacimiento del paganismo en Inglaterra. Pues bien, de este país nos vuelve a llegar una nueva religión. Parece ser que un tal Paul Bennett, habitante de la ciudad inglesa de Birminghan y no sé si aburrido por su triste y anodina vida o por el inveterado deseo de vivir a costa de sus semejantes sin dar golpe (costumbre que profesan con asiduidad y devoción todos los intermediarios del más allá) ha decidido autoproclamarse profeta de una religión denominada Batmanismo. Y así ataviado de esta guisa


es decir con el traje adecuado: un alzacuellos y cubierto por la máscara de Batman recorre la ciudad para diseminar la buena nueva del evangelio de Bruce Wayne, protagonista del cómic de ficción mundialmente conocido como Batman.
Los seguidores de la nueva religión deben hacer voto para luchar contra la corrupción y defender la verdad, que bien nos vendrían actualmente en España menos santurrones católicos presuntamente malversadores de caudales públicos como Carlos Dívar y más seguidores del batmanismo. Los nuevos adeptos deben realizar una ceremonia de iniciación denominada “batmitzfa” a semejanza del Bat Mitzvah del judaísmo. Por supuesto también deben estudiar esas sagradas escrituras que son los comics de la serie original. Los elegidos podrán acceder después de la muerte a algo parecido al cielo (que es la residencia de Bruce Wayne) por supuesto presidido por el héroe del cómic. Y como no podía ser de otra forma, aquellos impíos que rechacen la verdad de esta religión pues como siempre a sufrir, esta vez caerán en las garras del Joker, el conocido archienemigo de Batman y vivirán condenados por toda la eternidad bajo su terrible dominio en el Asilo-Manicomio de Arkham.
El susodicho Paul Bennett comenta que aunque existen pocos seguidores del batmanismo en Inglaterra, él no desespera. Ánimo chaval, que a la vista del nivel de ignorancia e imbecilidad de la mayoría de los humanos, con un poco de esfuerzo y suerte acabarás convirtiendo a toda la Humanidad a tu religión. Total la tuya es tan válida, verídica, razonable y respetable como todas las que a lo largo de los milenios han cautivado a miles de millones de supersticiosos, analfabetos, crédulos, ignorantes y demás débiles mentales, que malgastaron sus anodinas vidas en adorar las absurdeces inventadas por iluminados y timadores a lo largo y ancho de nuestro castigado planeta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario