Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

20 de agosto de 2020

Milagro ateo

Si los ateos fuéramos por el mundo como los creyentes sería del todo risible. Sin embargo, esas subnormalidades de ver el rostro de Cristo, de la virgen o de San Apapurcio mártir en una tostada o en las manchas de humedad de una pared no sólo cuentan con todo el respeto de millones de semideficientes mentales sino que muchas veces sirven para “certificar” la existencia de una deidad supuestamente benevolente, que sin embargo tortura hasta la muerte por inanición o de cáncer a millones de niños cada año.

 

 

6 comentarios:

  1. Cómo ateo, ¿cual es tú opinión sobre el ateísmo chino? Te hago esta pregunta porque me pareció interesante este artículo sobre la lucha antirreligiosa en China : liga estudiantil anticristiana de china de 1922 preparando la persecucion https://www.portaluz.org/liga-estudiantil-anticristiana-de-china-de-1922-preparando-la-persecucion-3558.htm a través de @portaluz_org

    ResponderEliminar
  2. El problema que comentas en China no es ateísmo frente a religión, sino cristianismo como punta de lanza del imperialismo europeo, algo que ha tenido funestas consecuencias en casi todo el mundo. Porque no hay que olvidar que desde el punto de vista europeo el poder religioso siempre ha sido el puntal fundamental del poder político.

    Y así lo entendieron no solo los chinos (antes del comunismo y después) sino otros países del lejano oriente como Japón, nación que durante tres siglos persiguió a los cristianos y solo permitió la apertura religiosa por las presiones (casi bélicas) de las potencias occidentales.

    ResponderEliminar
  3. Imaginemos ahora mismo una secta budista, sintoísta o de cualquier religión oriental que fuera acérrimamente fundamentalista y acérrimamente seguidora del dictador coreano. Es más que seguro que sus fieles estarían siendo cuando menos “vigilados” por la policía y los servicios secretos. ¡Anda si eso ocurre ya! se llama yihadismo.

    ResponderEliminar
  4. Es más, en cualquier democracia mínimamente civilizada deberían estar prohibidas las sectas católicas como el Opus Dei y similares porque está demostrado que pervierten la propia esencia de la democracia: véase el sistema judicial español.

    ResponderEliminar
  5. Los tradicionalistas chinos del siglo XIX, en especial los Boxers pensaban lo mismo pero esa actitud xenofoba impidió la entrada de la Ciencia europea en China. En realidad se debe señalar una cosa, la Ciencia china había logrado desde los Han logros tecnológicos notables : pólvora, papel, imprenta,brújula, timón de codaste...y esto es mucho menos conocido el primer sismómetro de la historia y la tecnología del hierro fundido pero el fuerte aislacionismo de los Ming había convertido a China en un reino ermitaño a la llegada de los misioneros jesuitas a principios del siglo XVII. Sorprendentemente, parece cierto que los astrónomos chinos desconocían la esfericidad de la Tierra, ya deducida por los griegos 2000 años antes, el misionero Mateo Ricci los sacó de su error. La publicación del mapamundi en lengua china abrió muchas puertas a Ricci y a los jesuitas. Por vez primera, se describe en China la Tierra como un planeta redondo. Dentro de la cartografía china marcó un punto de inflexión muy importante, sobre todo en cuanto al conocimiento de los chinos del resto del mundo. Así, en la primera mitad del siglo XIX, los intelectuales chinos que querían escribir sobre países extranjeros, tenían que utilizar los trabajos cartográficos escritos en chino por los jesuitas dos siglos antes. En el siglo XVII, el Teorema de Pitágoras era bien conocido por los sabios de occidente. Pero no en China. Llevarlo allí fue uno de los méritos de Matteo Ricci. Su alumno Qu Rukui (o Xu Guangqi) presentó en 1603 al prefecto de Shangai, para poder efectuar unos cálculos acerca del curso de un río, un método que compaginaba el procedimiento tradicional chino con el Teorema de Pitágoras. Con ello dio a conocer por primera vez en China la fórmula griega.Pero la obra que hizo más famoso a Ricci fue la traducción al chino de los seis primeros libros de los Elementos de Euclides. Algunos autores opinan que la traducción se hizo para persuadir a los chinos de la superioridad de la ciencia occidental y por tanto, de la superioridad de la religión cristiana respecto al budismo. En 1604. En 1606 se pusieron a traducir la obra de Euclides al chino. La obra se imprimió en 1607, con el título Elementos de Geometría (Jihe yuanben), y al igual que el mapamundi de unos años antes, dio a Ricci un gran prestigio. La traducción de los primeros seis libros de los Elementos de Euclides estuvo precedida de dos prólogos. La versión de los Elementos de Euclides introducida en China insistía sobre todo en los aspectos prácticos, que son lo que más interesaban a los chinos: medición de áreas, volúmenes, etc, dejando de lado las cuestiones más especulativas. Como se ha dicho, la traducción de los Elementos no se completó, sino que se llevó a cabo solo hasta el libro VI. Tardaría mucho tiempo en terminarse de traducir. Los libros VII al XIII fueron traducidos (y no por casualidad) por los misioneros protestantes que llegaron a China. Alexander Wylie, con la ayuda del matemático chino Li Shanlan, los publicó, con el título de Continuación de los Elementos de Geometría (Xu juhe yuanben) en 1857. Los astrónomos jesuitas llevaron hasta China el telescopio y las tablas de efemérides astronómicas occidentales, el misionero Schall von Bell publicó un tratado sobre la fabricación y uso del telescopio para los conversos chinos. El primer telescopio que llegó a China lo hizo en la expedición jesuita en la que participaban Schall von Bell y Terrentius. https://pacobellido.naukas.com/2017/04/24/el-antiguo-observatorio-de-beijing/ Respecto a la influencia en China de los misioneros católicos y protestantes y sus efectos : Christ the Tao: Did Jesus Really Liberate Chinese women? Response... https://christthetao.blogspot.com/2015/09/did-jesus-really-liberate-chinese-women.html?spref=tw http://christthetao.blogspot.com/2017/08/atheists-for-huitzilopochtli-hector.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que pecas de eurocentrismo. Cuando llegaron los misioneros católicos a China y como bien indicas usaron la Ciencia (esa misma que ningunean cuando no desprecian muchas veces los creyentes) para mostrar la superioridad de la cultura y la religión cristiana ¡vaya cara dura!!!!!!!! ese país no tenía nada que envidiar y no estaba de ninguna manera social, política o económicamente más atrasado que los reinos europeos. Simplemente habían decidido que el resto del mundo les interesaba poco y que con lo que ellos tenían e inventaban les sobraba. Y no les faltaba razón.

      Lo que te olvidas es que a cambio de esas pocas “baratijas” científicas al final acabaron siendo casi un estado vasallo al que luego el muy cristiano Imperio británico les obligó a convertir a media población en heroinómanos, además de sufrir en sus carnes las consiguientes guerras para que se amoldaran al mercado capitalista del opio como consumidores obligados.

      Por lo que visto desde la perspectiva china no sé qué ventajas tuvo el que media docena de jesuitas les llevaran lo que les llevaran.

      Eliminar