Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

18 de febrero de 2018

Segunda edición: ¿Porqué Dios misericordioso mata tantos niños en Idaho?

La prueba definitiva de la demencia religiosa viene directamente de los verdaderos creyentes, esos que siguen fielmente y sin ambages las verdades reveladas por la Biblia  y sus estrictos y claros mandatos. 

Porque a diferencia de esos miles de millones de supuestos creyentes en el dios judeocristiano, los mismos que dicen encomendarse a la siempre voluble misericordia divina mientras por otra parte olvidan raudos, cobarde e impíamente a su todopoderoso dios al menor contratiempo, existen en el mundo unos pocos millones de Cristianos con mayúsculas, que asumen con todas sus consecuencias y muchas veces hasta el propio suicidio o el asesinato que son simples juguetes sometidos a la muchas veces sangrienta voluntad de su inescrutable creador.
Y el ejemplo más evidente de estos idiotizados, pero por otra parte verdaderos cristianos, nos viene de los siempre devotos EEUU porque imaginen que un día su hija de 12 años se pone a vomitar violentamente y pierde el control de sus intestinos y lejos de mejorar se va debilitando poco a poco. Pues bien, si ustedes fueran unos auténticos fieles de la zarza ardiente y pertenecieran a la "Iglesia de la Asamblea General de los Primogénitos" sabrían que no deben llamar a un médico o llevar a su hija a las urgencias hospitalarias bajo ningún concepto, puesto que ello sería una evidente señal de debilidad espiritual y una afrenta contra la voluntad de Dios, por lo que el mejor y único "tratamiento" médico que deberían administrar a su doliente hija sería rezar y pedir con todas sus fuerzas y devoción la milagrosa ayuda de su magnánimo dios, aún cuando (como es el caso que nos ocupa) su hija muriera un par de días después debido a una simple diabetes, que bien pudiera haber sido tratada con unas pocas y baratas inyecciones de esa demoniaca insulina, descubierta por los siempre sospechosamente ateos miembros de la comunidad científica, depravados individuos al servicio inequívoco del Maligno y dedicados en cuerpo y alma a intentar impedir por todos los medios la siempre santa voluntad de dios nuestro señor. 
Y si además vivieran en el pequeño y olvidado estado norteamericano de Idaho, entonces ni siquiera podrían ser acusados de nada ni perseguidos judicialmente de ninguna manera, puesto que ello violaría su sacrosanto derecho a la libertad religiosa tal y como las leyes del ganadero estado muy oportuna y cristianamente reconocen. De tal manera que las tasas de mortalidad infantil dentro de estas dementes variantes cristianas pueden llegar a ser ¡26 veces! superiores al del resto de los habitantes no fundamentalistas del país, lo que las sitúa al mismo rango casi que las de los países del Tercer Mundo, ya que por ejemplo en uno de los cementerios en Idaho que tienen los "Seguidores de Cristo", otra piadosa secta alejada de la atea medicina moderna, se ha encontrado que el 35% de las tumbas están ocupadas por menores de edad, cuando cualquiera sabe y las estadísticas así lo confirman, que en un país desarrollado las personas suelen llegar al cementerio después de haber disfrutado de largas y más o menos provechosas vidas y que son escasísimos los menores de edad que mueren de manera prematura, salvo que la causa sea un inesperado accidente.
 
 
P.D.
 
Entrada previamente publicada en blog y que he rescatado por su más que evidente interés.

1 comentario:

  1. Cuando pasan cosas como lo de la yutubera que quiso curarse el cancer comiendo verduritas y rezando mucho... pues me alegro, un gilipollas menos en este mundo, que anda sobrado.
    Pero cuando por culpa de estos imbéciles muere (o simplemente sufre) un niño, de verdad que me gustaría para ellos una eternidad en el infierno en el que creen.
    Por lo menos espero que las autoridades le practiquen la autopsia al menor. Ya que, si bien no pueden encausarles por la mierda esta de los motivos religiosos, por lo menos asegurarse que no se han librado del crío voluntariamente en algún ritual. Quién sabe, a lo mejor se creían que el niño estaba endemoniado y se lo han sacado a las bravas...

    ResponderEliminar