Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

26 de noviembre de 2015

¿Quiénes son los peores asesinos?


Ahora que el foco vuelve a estar en esos dementes yihadistas capaces de reventarse con un cinturón bomba para matar a varias decenas de personas no deberíamos perder la perspectiva y comprender que si de número de muertos se trata, los mayores asesinos son nuestros políticos corruptos vendidos al gran capital y que en nombre del neoliberalismo más despiadado asesinan cada años a miles de personas, miembros de los colectivos sociales más desfavorecidos: pensionistas, parados, embargados, inmigrantes y demás ciudadanos prescindibles en este modelo económico en donde únicamente hay dinero para rescatar bancos y grandes empresas.


Porque como muy bien escriben en su libro  "Por qué la austeridad mata", los expertos en salud pública por las universidades de Ofxord y Stanford David Stuckler y Sanjay Basu:

Gracias por participar en este ensayo clínico. Puede que usted no recuerde cuándo se inscribió, pero forma parte de él desde diciembre de 2007, el comienzo de la Gran Recesión. Este experimento no se regía por las normas del consentimiento informado ni de la seguridad médica. No ha sido administrado por médicos o enfermeros. Lo dirigían los políticos, los economistas y los ministros de Hacienda.
Durante este ensayo, a usted le apuntaron, junto con otros miles de millones de personas de todo el mundo, en uno de los dos principales tratamientos experimentales: la austeridad o el estímulo. La austeridad es un tratamiento concebido para reducir los síntomas de las deudas públicas y los déficits, y para curar las recesiones. Recorta el gasto estatal en cobertura sanitaria, en subsidios de desempleo y en ayudas a la vivienda. En los comienzos de este ensayo sus potenciales efectos secundarios no estaban del todo claros.
Cuando empezó el experimento de la austeridad, nuestra prognosis era sombría e incierta. La burbuja del mercado de la vivienda en Estados Unidos estalló en 2007, dejando maltrechas a las economías de todo el mundo. Algunos políticos, como el primer ministro británico, David Cameron, decidieron aplicar medidas de austeridad para reducir el déficit. En otros lugares de Europa, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo presionaron a los gobiernos de Grecia, España e Italia para que experimentaran con la austeridad: para que aplicaran recortes de miles de millones de euros a sus programas sociales. Si usted ha recibido una dosis experimental de austeridad, puede que ya haya advertido algunos cambios sustanciales en su vida.
Mientras tanto, otros políticos decidieron invertir en sanidad mediante programas de su red de protección social. Si usted se encontraba en el grupo del estímulo —es decir, si actualmente vive en Suecia, en Islandia o en Dinamarca—, su comunidad se habrá visto enormemente afectada por el desempleo y la recesión, pero se habrá ahorrado buena parte de las medidas de austeridad. Allí ocurrió lo contrario: durante la recesión se emplearon fondos de estímulo para reforzar la sanidad y las redes de seguridad social. Si vivía en un país donde se adoptaron medidas de estímulo, probablemente no haya advertido muchos cambios ni en su vecindario, ni en las listas de espera de los hospitales, ni en los precios de los alimentos, ni en los índices de personas sin hogar.
En resumen ¿cuándo vamos a dejarnos de engañar y comenzar a perseguir a los mayores criminales y asesinos?

1 comentario:

  1. Estimado Sr:
    Su labor de información para remover conciencias es un estimulo para quienes tenemos el privilegio de leerle.
    Gracias por estar ahí.

    ResponderEliminar