Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de noviembre de 2015

Los niños más religiosos son menos generosos



Desde siempre se ha asociado la religión a la moralidad, de tal manera que incluso a día de hoy pervive el mito de que agnósticos o ateos son personas egoístas y sin moralidad alguna, pero los últimos estudios científicos están demostrando el error de esa interesada afirmación.

En un reciente estudio un grupo de investigadores ha analizado la moralidad de niños provenientes de 7 países diferentes y pertenecientes a familias cristianas, musulmanas o sin religión y han obtenido unos resultados muy interesantes y llamativos.

Los investigadores han encontrado que los niños educados sin religión son mucho más generosos con niños desconocidos que los pertenecientes a familias cristianas o musulmanas. Es más, los niños cristianos y sobre todo los musulmanes eran más proclives a juzgar o a castigar el mal comportamiento de otros niños.

Y lo más llamativo del caso es que cuando se preguntó a los padres sobre la supuesta generosidad de sus hijos, fueron los creyentes los que consideraron que sus hijos eran más generosos que los de los demás. 

Este estudio y otros previos aportan diversas claves para entender la relación entre altruismo y religión. Primero, la moral no sólo es independiente de la religión sino que parecen ser dos términos casi enfrentados. Segundo, las personas religiosas suelen serlo únicamente con sus correligionarios de fe. Tercero, la moral religiosa se basa casi exclusivamente en el concepto de castigo. Y cuarto, los religiosos tienen una visión sobrevalorada de sus propias (y a la vista de estos estudios) escasas virtudes y tienden a despreciar a las personas irreligiosas por defectos que en realidad son más propios de ellos mismos.

En resumen, que bien harían los creyentes en las diversas deidades de dejar de pavonearse por cualidades en las que no destacan, y empezar a comportarse de manera más humilde tal y como supuestamente les ordenan sus dioses, aunque parece ser que con escaso o nulo éxito. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada