Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

14 de septiembre de 2015

¡Dios mío que se acaba el mundo! aunque sólo para los mormones



Uno de los más recurrentes deseos de los cristianos es el final apocalíptico del mundo, ese Armagedón final que traerá la segunda venida de su dios. Pero luego muy curiosamente, cuando supuestamente se acerca trastorna y horroriza a los ya no tan ilusionados creyentes.

La esquizofrenia cristiana alcanza uno de sus mayores pináculos en el mito del fin del mundo. Escrito está en la Biblia que cualquier día de estos Jesucristo acompañado de sus huestes celestiales volverá a este castigado planeta a poner un poco de orden. Los creyentes presumen y supuestamente anhelan ese glorioso momento en el que abandonarán este valle de lágrimas y partirán junto con su salvador a ese cielo de dicha eterna (o más bien de aburrimiento infinito) en el que contemplarán por los siglos de los siglos la dicha divina. Sin embargo, al menos en el muy piadoso estado de Utah los mormones no parecen tenerlo nada claro.



Allí, en el muy desertico estado norteamericano diversos grupos de mormones a través de una disparatada mezcla de profecías bíblicas, análisis del calendario hebreo, diversos sucesos astronómicos junto con una economía con grandes desequilibrios y una política mundial inestable han llegado a la delirante conclusión de que es inminente la llegada de unos acontecimientos terribles y calamitosos.

Y lejos de poner en orden sus cuerpos y pertenencias y dedicarse encarecidamente a altas labores espirituales, abandonando sus terrenales preocupaciones están tomando sin embargo unas precauciones mucho más mundanas. Así han salido de forma masiva a la compra compulsiva en supermercados y tiendas varias de todo tipo de alimentos no perecederos, linternas, mantas y tiendas de campaña, de tal manera que los comerciantes del estado están haciendo su agosto aumentando sus ventas espectacularmente hasta el punto de costarles mantener el abastecimiento y consecuentemente obteniendo pingues beneficios a costa de los siempre ignorantes creyentes.


1 comentario:

  1. Saludos diario de un ateo me gustaría qué trataras sobre los fines del mundo de algunas religiones en general las más famosas,sería interesante leerlo saludos.

    ResponderEliminar