Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

23 de junio de 2015

Proselitismo católico hasta en las pruebas de acceso a la universidad



En este particular país no sólo hay que aguantar los privilegios católicos en cualquier situación, sino que además hay que soportar la propaganda católica hasta en las más importantes momentos de la vida de un ciudadano.


¿Se imaginan tener que declarar sus convicciones religiosas en el examen de selectividad para el ingreso universitario, momento clave de la vida de una persona en donde se está decidiendo gran parte de su futuro social y profesional? Pues eso es lo que han tenido que hacer los jóvenes que se examinaban en la región de Murcia esta pasada semana.


A los estudiantes se les presentó un texto marcadamente religioso y muy combativo contra la laicidad, unos párrafos escritos como un comentario personal que defendían los privilegios religiosos con argumentos despectivos contra cualquier oposición a la imposición religiosa que vivimos en España. El texto, que podía haber sido firmado por cualquiera de nuestros obispos talibanes, termina con esta inequívoca frase

"En fin seria una pérdida cultural que se suprimieran las procesiones de semana santa. En realidad no sólo sería una pérdida, sería una estupidez de tamaño natural."


Y sobre este texto trufado de combativa propaganda religiosa los estudiantes debían realizar

"un comentario crítico personal"

Es decir deben opinar en base a sus propias creencias o increencias, a su motivación política y a sus valores y presentar sus argumentos a favor o en contra de tan polémico y sesgado texto. Además del hecho de que es (o debiera ser) ilegal poner en esta difícil situación a un estudiante que se presenta a unos de los momentos más importantes de su vida, es que este tipo de examen dificulta sobremanera la objetividad del evaluador. ¿Qué pasa si los argumentos del estudiante (a favor o en contra del texto) no son compartidos por el profesor? En esta situación es muy fácil que el evaluador pueda dejarse llevar consciente o inconscientemente por el fondo de los argumentos del estudiante (generando aceptación o rechazo según) más que por la calidad ortográfica, sintáctica o gramatical del escrito que es lo único que debería estar sujeto a evaluación en esta prueba.

En resumen, todo un despropósito docente. Pero nada que nos deba sorprender, puesto que si todavía a alguien le cabe algún tipo de duda este tipo de sucesos muestran muy evidentemente que España sigue sumisa al siempre omnipresente catolicismo.

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. K heavy...
    Si K me parece inapropiado teniendo en cuenta la cantidad de textos maravillosos y edificantes K se podrían usar para el fin pedagógico.
    Es apología mal encubierta de artículo de opinión. Es tendenciosa y malintencionada en su defensa. Por eso estas ideas están condenadas a desaparecer.
    En España debemos también mucho a cultura árabe y judía. Y antes que a estas a las politeistas romanas y celtiberas....
    Esta claro que el que escribe sobre nuestra cultura poco sabe sobre el significado de cultura y de su evolución.
    Una auténtica lástima.

    ResponderEliminar