Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

2 de febrero de 2015

¿Por qué los zahories encuentran agua (a veces)?



Uno de los ejemplos más paradigmáticos de la superstición es la creencia en los poderes extrasensoriales, en donde los confiados exhiben los “aciertos” como prueba de la existencia de esos supuestos poderes, pero ¿qué significa que de vez en cuando el mediador de lo sobrenatural parezca atinar en sus predicciones?

Tomemos el caso de los zahoríes, individuos que desde la antigüedad más remota agitan sus varillas en la búsqueda del preciado elemento. Encontrar suministros estables de agua en lugares áridos ha sido una necesidad imperiosa para la mayoría de las culturas desde tiempos inmemoriales porque ello garantizaba no sólo la supervivencia directa del grupo sino que permitía la estabilidad alimenticia en las cultura agrícolas en las que hemos vivido los humanos desde hace diez milenios. Es por ello que aquellos individuos que identificaran los mejores sitios para cavar un pozo con resultados positivos eran un valioso aporte a la comunidad. ¿Y cómo encuentran estos individuos el agua? ¿Mediante misteriosos poderes o de manera más prosaica?

En culturas rurales el zahorí suele ser una persona muy apegada al entorno, que proviene de una familia de amplio arraigo en el lugar y con otros zahoríes entre sus antecesores. Eso significa que tanto por observación directa del propio individuo como por la experiencia familiar atesorada tras décadas y décadas, estos individuos inconscientemente tienen no sólo un perfecto conocimiento de la topología de la región, las variaciones climáticas del entorno a lo largo del tiempo, así como la historia del lugar: quién, cuándo y cómo buscó, y si tuvo suerte encontró, agua en un paraje particular. Es decir, estos individuos son depositarios de todo el conocimiento atesorado por varias generaciones de lugareños acerca del preciado bien acuoso. Por ello no es de extrañar que estas personas, independientemente del uso de palitos u otros artilugios, y aunque ellos no entiendan bien el proceso mental que les ha llevado a la conclusión, encuentren con cierta asiduidad agua en localizaciones particulares que para él mismo y para sus convecinos pueda parecer que ha ocurrido de manera casi milagrosa. Es lo que tiene el funcionamiento de nuestro complejo y todavía poco explorado cerebro. Y por supuesto, el porcentaje de aciertos de nuestro zahorí será alto siempre y cuando pueda apoyarse en todo ese conocimiento inconsciente que ha ido atesorando a lo largo de su vida y la de sus antepasados.

Ahora bien, el problema aparece cuando nuestro protagonista, que no entiende como toma las decisiones, se acaba creyendo que tiene un don especial que le permite encontrar agua en cualquier lugar desconocido. Ahí todo su saber queda limitado a unas pocas nociones básicas de donde suele estar en general el agua, pero sin el apoyo de todos los datos su búsqueda pasa de ser algo predecible al equivalente de lanzar una estaca desde un avión y cavar el pozo allí donde haya caído.

Esto explicaría porque muchos de estos individuos se prestan de buen grado a que los escépticos pongan a prueba sus “poderes” (porque lejos de ser unos simples caraduras estafadores, en realidad estos individuos se auto engañan a sí mismos) y después se asombren sinceramente cuando el James Randi de turno les comunica que aunque les pueda parecer increíble no han acertado ni una sola vez en la búsqueda de agua en condiciones controladas tal y como muestra el siguiente video:

Video: James Randi y los zahories



Videos relacionados:

2 comentarios:

  1. Ese video es GENIAL. Una pena que parece no cundir entre los crédulos.

    ResponderEliminar
  2. Que Grande James Randi!!!!! que pena que esté ya tan mayor. Una vida entera dedicada a desenmascarar timadores y magufos, intentando poner un poco de razón a tanta tontería que circula por el mundo.
    En concreto este tema es bastante peculiar porque hay gente que considero que en la mayoría de temas tienen dos dedos de frente que se creen el timo este de lo zahories. Lo mejor es cuando al final del video, pregunta que quien sigue creyendo que puede hacer lo que afirmaba y todos levantan la mano, jajajajajajaa, pero si te acaba de demostrar que los aciertos son puro azar, que no dais ni una!!!!!!!!!!!

    En fin, no hay peor ciego ....

    ResponderEliminar