Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

14 de febrero de 2015

Los religiosos en el fondo saben que sus creencias son una mentira absoluta


El columnista turco-estadounidense Cenk Uygur demuestra en este video que en realidad las personas religiones no creen en su supuestamente todopoderoso dios. 


2 comentarios:

  1. Si es que en dios ya no cree ni el papa

    ResponderEliminar
  2. La verdad es que las religiones solo existen en el campo de las ilusiones particulares. Como cualquier cuento de hadas, nos son inculcados cuando niños, dejándonos marcas profundas en la mente que con el tiempo resultan muy difícil extirparlas o colocarlas en el lugar cierto. Muchas de estas historias, mismo siendo Ateos, las aceptamos con indiferencia como algo simpático tradicional y hasta lo relatamos sin pensar. Como ejemplo podemos hablar de rechazo parental, listeza, engaño, antropofagia, asesinato, codicia, robo, avaricia, todo esto en una sola fábula, la historia de Hansel y Gretel, que nos contaban para dormir. Hoy no sé realmente si dormíamos bien con esas historias. El gran problema es no tener la capacidad de colocar todas las historias en su debido lugar, separando la ilusión de la realidad.

    ResponderEliminar