Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

19 de febrero de 2015

El anciano célibe que hablaba sobre la paternidad



A nadie le debería sorprender a estas alturas de la vida que el papa y sus obispos católicos dediquen su vida a la más patética e increíble doble moral: predicar una cosa y luego hacer todo lo contrario.

Y como ejemplo de esta esquizofrenia mental y como quien no quiere la cosa el jefe de los sotanados se ha descolgado con la alucinante y casi risible afirmación de que:

"La decisión de no tener hijos es egoísta. La vida rejuvenece y adquiere energía cuando se multiplica: es enriquecida, no empobrecida".

¿Cómo? El jefe de una secta que prohíbe las relaciones sexuales y la paternidad a todos y cada uno de sus miembros jerárquicos: arzobispos, obispos, sacerdotes, monjas y monjes nos dice que el no tener hijos es egoísta. 

Pero no se crean, que este anciano senil ha seguido con su argumentación:

“Una sociedad sin hijos que no honran a sus padres es una sociedad sin honor, destinada a llenarse de jóvenes fríos y codiciosos, pero también una sociedad avara de generaciones, que no ama rodearse de hijos y que les considera sobre todo una preocupación, un peso y un riesgo, es una sociedad deprimida”

¡Vamos! como él y sus secuaces, que no tienen hijos y que además son una secta sin honor, llena de alucinados fríos y codiciosos que termina siendo una mafia corrupta, avara, criminal, despótica y obsesionada por castrar física y mentalmente a los adeptos, pertenezcan o no a la siempre oscura jerarquía católica.


Él no tiene hijos, pero quiere que otros los tengan para que queden bajo su cuidado ¿No será que esconde inconfesables deseos? Porque siempre es mejor violar a los hijos de otros tal y como lo atestiguan miles y miles de compañeros suyos, miserables pederastas que cubren todo el orbe cristiano.
 


Por cierto ¿quién narices es este demente conversador con palomas celestiales para inmiscuirse en la libertad personal de tener o no tener hijos, sobre todo en un mundo que está lleno a reventar de seres humanos? ¿No sería mucho mejor y más ético que intentáramos cubrir las necesidades de los niños que ya viven (muchas veces en condiciones miserables) antes que continuar aumentando este ya superpoblado planeta?




No hay comentarios:

Publicar un comentario