Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

21 de marzo de 2014

Enfermando en el nombre de los dioses

Es irónicamente paradójico que las grandes aglomeraciones religiosas en donde miles, cientos de miles o incluso millones de enfervorecidos fieles se reúnen para solicitar a su respectiva deidad salud y milagrosas curaciones sean en realidad la más eficiente y rápida forma de acabar contrayendo una enfermedad contagiosa.


Porque no hay nada más irresponsablemente antihigiénico que hacinarse en el lugar de peregrinación, sin agua potable, sin tratamiento de residuos fecales, sin poderse lavar o cocinar adecuadamente y compartiendo todo con otros miles de enfermos o toquetear y besuquear esas infames reliquias sagradas manoseadas por millones de desesperados durante décadas o siglos.

Así un reciente estudio realizado por investigadores indios y británicos ha encontrado que en las por otra parte prístinas aguas del nacimiento del sagrado río Ganges, allá por remotos lugares de la cordillera del Himalaya se encuentran infinidad de bacterias altamente patogénicas resistentes a los más diversos antibióticos, resultado del paso de millones de devotos peregrinos hindúes que orinan, defecan y malviven hacinados en improvisados campamentos pidiendo salud al prolífico panteón hindú mientras por otra parte intercambian todo tipo de enfermedades.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada