Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

22 de enero de 2014

Un caso real de medicina alternativa para el Dr. House



Está claro que la ignorancia supersticiosa parece consustancial a nuestra especie, y que los niveles de estupidez que conlleva lejos de disminuir en este mundo hiperconectado y altamente desarrollado del siglo XXI parece que no dejan de aumentar. Si no juzguen ustedes.


Un individuo originario del pequeño y montañoso Bután pero residente en Suiza es ingresado en un hospital aquejado de fuertes dolores abdominales, estreñimiento, confusión mental y vómitos. Los médicos tras realizarle las más diversas pruebas (gastroscopia, tomografía computerizada y diversos análisis de sangre y orina) son incapaces de diagnosticar la enfermedad. Vamos un caso digno de la atención del famoso doctor House, aunque ya les adelanto que ahora tampoco es lupus.

El enfermo, afectado desde hace años de parálisis facial  (enfermedad para la que no existe cura en la actualidad) relata que lleva varios meses tomando unas pastillas que compra en su país natal, las cuales contienen un poderoso “remedio” para esta y otras enfermedades. Claro que sí, ¿que no hay tratamiento para mi enfermedad? pues nada a buscar medicinas “alternativas” que seguramente me curarán a pesar de la incompetencia de científicos y médicos ateos.

¿Y en qué consisten esas maravillosas pastillas que todo lo curan, fuera del alcance de la medicina occidental? Pues agárrense que no es broma. Según indicaba el paciente las pastillas contenían el “pelo milagroso de un sacerdote”, por lo que se ve muy famoso en Bután. Imaginen la cara que se les quedó a los médicos suizos tras esta revelación. Ello les llevó a analizar la composición de estas milagrosas cápsulas. Los resultados mostraron que contenían elevados niveles de plomo aunque no había rastro alguno de pelo. Parece ser que los remedios a base de plomo son bastante comunes en la medicina tradicional butanesa. Así que los doctores analizaron inmediatamente la sangre del paciente detectando que el enfermo estaba intoxicado por este metal pesado en una proporción 100 VECES superior a los niveles habituales que existen de este tóxico elemento en la sangre de individuos normales. Finalmente, tras la administración de un agente quelante el paciente se recuperó totalmente. Además los médicos se pusieron en contacto con el ministerio de sanidad del pequeño país asiático para informarles de la peligrosidad del remedio. ¿No me digan que no parece un episodio cualquiera del Dr. House? 

En resumen, un ejemplo evidente más de los peligros de aunar superstición con remedios naturales y alternativos de la milenaria medicina oriental.


No hay comentarios:

Publicar un comentario