Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

3 de abril de 2013

Sobre productos milagro, curanderos, sanadores e intercesiones divinas



La Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información del Ministerio de Industria español por fin ha decidido perseguir la difusión de anuncios en los medios de comunicación que publicitan de manera engañosa los llamados productos milagro, es decir todos aquellos productos con supuestas propiedades curativas, pero que en realidad no han sido probados en ensayo alguno y no han demostrado efecto beneficioso significativo sobre la salud. 

Así a partir de ahora zapatillas adelgazantes, infusiones controladoras del colesterol o de las defensas inmunológicas, pulseras vigorizantes y el largo etcétera de artilugios (concebidos por la fértil inventiva de embaucadores varios) que prometen tanto un cuerpo espectacular sin necesidad de esfuerzo alguno como una salud perfecta sin privarnos de nada y todo ello por un módico precio más gastos de envío, quedarán ahora fuera del circuito comercial de TV. 

Ahora sólo queda esperar para que en una segunda fase se impida todo tipo de publicidad de curanderos, sanadores, homeópatas y charlatanes varios de la pseudomedicina alternativa, que lo mismo curan un cáncer bajo la estricta supervisión de espíritus o del santoral católico o que alinean biorritmos, chacras o campos electromagnéticos del organismo con la madre Tierra y el Universo espiritual del que parece ser que formamos parte indisoluble. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario