Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de noviembre de 2012

La disonancia cognitiva como elemento fundamental para entender la religión


En una entrada anterior presenté un reciente estudio que mostraba cómo es normal entre los adeptos a las teorías de la conspiración creer incongruentemente a la vez en dos teorías totalmente contradictorias sin bloquearse por esta imposibilidad lógica. Por supuesto este comportamiento tan chocante e absurdo no es exclusivo de un pequeño número de personas marginales, sino que en realidad es la base fundamental que ha permitido la existencia y el mantenimiento a lo largo del tiempo del fenómeno mágico-religioso en toda su extensión a pesar de su patente irracionalidad.
Para entender este fenómeno hagamos un poco de historia. En los años 50 del siglo pasado, el psicólogo social estadounidense Leon Festinger se encontró con una noticia en un periódico local en la que se decía que durante sus múltiples visitas, un alienígena del planeta Clarión que era la nueva identidad del Jesucristo bíblico, había revelado a una ciudadana del estado de Utah un inminente cataclismo global que destruiría la Tierra. Pero como siempre queda la esperanza, algunos elegidos podrían salvarse antes del desastre al ser rescatados por naves alienígenas. El investigador y su equipo deciden estudiar a la señora y a los seguidores de este culto milenarista recién nacido para analizar la reacción del grupo ante el inexorable incumplimiento de sus tan ominosas pero erróneas creencias. Los estudiosos razonaron, que cuando pasara el momento profetizado por el divino extraterrestre para la destrucción y este apocalipsis geológico que abriría la puerta a lo que denominó “la época de la luz” no tuviera lugar, la secta se enfrentaría ante un terrible dilema: deberían cambiar profundamente o abandonar sus creencias o por el contrario buscar nuevas estrategias para reconfirmar sus dogmas revelados pero incumplidos. Su hipótesis de trabajo era que la fundadora y aquellos miembros más implicados en la nueva religión no abandonarían sus creencias tras el estrepitoso fracaso sino que por el contrario redoblarían sus esfuerzos de proselitismo sectario mientras que el resto buscarían nuevas alucinaciones. Para estudiar todo ello en detalle se infiltraron en el grupo y analizaron desde dentro tanto la dinámica del mismo como las motivaciones y reacciones de cada miembro de la hermandad ufológico-cristiana en las diferentes fases del proceso. Al final, aunque no hubo rescate cristiano-alienígena ni fin del mundo, la secta no desapareció sino que los creyentes más convencidos encontraron una justificación que les permitía continuar: el mundo había sido salvado para que ellos diseminaran la buena nueva de “la época de la luz” al resto de la humanidad. Vamos como la coartada cristiana clásica que se inventó Saulo de Tarso y sus colegas hace ya dos milenios, pero en la sociedad tecnológica del siglo XX. Este estudio permitió formular el concepto de disonancia cognitiva, que postula que cuando los hechos entran en franca oposición con un credo o dos tipos de creencias chocan entre sí en la mente humana, el individuo tiende a modificar su apreciación de la realidad o a buscar una justificación espuria en la que en realidad no cree pero que le permite reducir el nivel de contradicción sin tener que abandonar el dogma al que se aferra de forma manifiestamente errónea.
Por supuesto, la teoría de la disonancia cognitiva es aplicable a cualquier conflicto cognoscitivo del cerebro humano: las justificaciones inventadas de los fumadores que saben que el tabaco produce cáncer para poder seguir así con su nocivo hábito, la defensa de la tortura en nombre de la salvaguardia un supuesto valor superior, etc. Y hasta se han localizado las regiones del cerebro implicadas en la resolución de estos conflictos mentales: el córtex del cíngulo anterior y la corteza insular.  


Así que habría que analizar por tomografía por resonancia magnética el cerebro de Benedicto XVI o ya puestos de cualquier sacerdote, rabino, ulema o mediador de lo divino para observar in situ como las zonas brillantes de estas regiones cerebrales se salen de escala mientras intentan justificar las evidentes contradicciones intrínsecas de sus respectivas religiones. Así además podríamos establecer un ranking científico de cuáles son las más irracionales, aunque mucho me temo que la competición estaría tan igualada que iba a ser prácticamente imposible determinar un ganador. 

2 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Magnifica exposición. Saludos

    ResponderEliminar