Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

2 de julio de 2012

Quizás los literalistas bíblicos norteamericanos no son tan tontos como pudieran parecer


La religión en general y sobre todo cuanto más dogmática ésta sea tiende a controlar todas las facetas de la vida del acólito, imbuyéndole de un conjunto de certezas inamovibles e inquebrantables supuestamente reveladas por la omnipotente y omnisciente divinidad de turno. Así no es raro encontrar (sobre todo en EEUU) multitud de fieles inquebrantablemente adheridos a las consignas irracionales de esos tan famosos telepredicadores que lo mismo curan en vivo y en directo un cáncer o el SIDA, que expulsan demonios de los cuerpos de los poseídos por el maligno o que se comunican con los familiares fallecidos de los asistentes a estos eventos religiosos. Y a la vista del nivel de dogmatismo bíblico desarrollado por el electorado ultrareligioso protestante, la ciencia se ha convertido en uno de sus principales enemigos, hasta tal punto que han conseguido que el Partido Republicano estadounidense se posicione de forma casi unánime contra la misma. Por ello me ha sorprendido profundamente una encuesta realizada en EEUU sobre la percepción de la población general norteamericana de la ciencia y los científicos. La encuesta es bastante amplia por lo que iré desgranando a lo largo de las siguientes entradas los datos más llamativos, pero ahora únicamente me voy a centrar en una de las cuestiones planteadas que consistió en la pregunta de
 “¿Cuánto contribuyen los científicos al bienestar de la sociedad?”
A los encuestados se les preguntó además sobre dos de los temas candentes en el actual enfrentamiento ciencia-religión en EEUU a saber, evolucionismo y cambio climático. Hay que resaltar que mientras existe un amplísimo consenso de la comunidad científica de que ambos temas científicos han sido definitivamente demostrados, la derecha religiosa estadounidense los presenta como teorías sin fundamento científico manipuladas por ateos y liberales (en el peor sentido de la palabra que ésta tiene en Norteamérica). Además a los ciudadanos se les preguntó sobre su visión personal de si este enfrentamiento chocaba con sus creencias personales. Los resultados que resumo en la siguiente tabla

 

muestran como era de esperar que aquellas personas que aceptaban la visión evolucionista sobre la vida, que asumían que el cambio climático es debido a la acción humana y que no encontraban conflicto entre sus creencias personales y la ciencia consideraron abrumadoramente que los científicos eran muy o bastante responsables del aumento del bienestar de la sociedad.
La sorpresa viene cuando se analizan la respuestas de los llamados literalistas bíblicos, aquellas personas que no admiten la evolución porque piensan que un dios creador insufló la vida terrestre tal y como la conocemos, puesto que ellos también reconocieron el papel fundamental de la ciencia al bienestar social.  El mismo grado de aceptación se obtiene cuando se pregunta a los negacionistas del cambio climático. Es decir ambos grupos (que probablemente comparten muchos de sus miembros) no aceptan cuestiones fundamentales de la ciencia (evolución) o consideran que los miles de científicos del panel intergubernamental sobre el cambio climático se equivocan o peor que manipulan los datos y sin embargo consideran que la ciencia y los científicos son fundamentales en el desarrollo humano. No me digan que no es un comportamiento claramente esquizofrénico. Además, aquellas personas que consideran que la ciencia no sólo está en conflicto con la religión en general sino que chocan con sus propias creencias personales también reconocieron de forma mayoritaria el papel de los científicos. Al final estos datos no sé si abren una puerta a la esperanza, ya que parece que a pesar del fuerte adoctrinamiento religioso no todo está perdido y quedan rescoldos de raciocinio en las mentes infectadas por el virus de la fe o si por el contrario como comentaba en alguna entrada anterior, estos individuos adocenados son capaces de separar diferentes conceptos científicos, seleccionando únicamente aquellas partes de la Ciencia que les son útiles de aquellas que chocan frontalmente con sus dogmáticas creencias y así poder vivir en el país de las maravillas, en donde todo es posible: el cáncer te lo puede curar tanto un médico como un extraterrestre barbado según quien esté más disponible en cada momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario