Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

17 de mayo de 2012

El libre albedrío demuestra que Dios no es benevolente sino que es simplemente un delincuente más


Según los creyentes Dios dotó al ser humano de libre albedrío para que pudiera elegir entre el bien y el mal y pudiera tener la libertad de adorarlo o no. Así tal y como resume la siguiente viñeta


somos libres de humillarnos ante ese dios ególatra o no. Pero claro si elegimos olvidar a ese dios, el castigo es el infierno por toda la eternidad y por supuesto sólo nosotros y no el dios benevolente seremos responsables de ese eterno castigo. Esta es la doctrina oficial de la mayoría de los monoteísmos. Ahora bien, para explicar la falacia de este tipo de elección tramposa, entre una humillante sumisión o un castigo inimaginable, he encontrado la siguiente viñeta que utiliza la misma mentirosa y retorcida lógica religiosa, pero aplicada esta vez a una situación más plausible y también más cotidiana. 

 Sin comentarios.

7 comentarios:

  1. Además hay otra trampa, y es que dios es omnisciente. O sea, hay libre albedrio, simplemente como una ilusion: dios ya sabe ya quiere ya planeó.
    Por suerte este ente no existe más que en la mente de los creyentes.

    ResponderEliminar
  2. muy bueno y hasta ahora ningun creyente ha respondido a este argumento de forma coherente

    ResponderEliminar
  3. Es que los creyentes no se caracterizan por su lógica y su capacidad de raciocinio precisamente.

    ResponderEliminar
  4. Muy bueno! El libre albedrío no existe por más que nos ilusione tenerlo. Eso se puede demostrar por medio de la filosofía, matemáticas, física, biología, psicología o neurología. Además, la moral no necesita del libre albedrío, pues sigue siendo útil en el determinismo o el azar (indeterminismo). Así pués, la discusión se debería centrar en cómo debemos vivir sin libre albedrío, cómo podemos ser felices sin libertad. Todo eso es lo que analizo en mi libro: "Cómo vivir feliz sin libre albedrío" al que podéis acceder gratuitamente en http://www.janbover.org

    ResponderEliminar
  5. Sin entretenerme lo que dice el blog del colega del comentario anterior es cierto que el libre albedrío es algo muy discutible. Somos un sistema en equilibrio dinámico o cuasiestacionario con la asombrosa capacidad de reconocerse a sí mismo y preguntarse por lo que le rodea. Pero que evoluciona inexorablemente hacia su crecimiento y después decadencia y con poca capacidad para influir en su propio destino.

    ResponderEliminar
  6. Tengo la dicha de ser ateo

    ResponderEliminar