Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

22 de enero de 2016

La culpa de las violaciones (como siempre) es de las casquivanas de las mujeres

No hay mente más enferma que la de un verdadero creyente, y si encima este es un imán musulmán, pues sólo queda esperar lo peor.


Así un clérigo musulmán de la ciudad de Colonia, donde las pasadas festividades navideñas docenas de mujeres fueron agredidas sexualmente ha indicado, con esa ignorante y estúpida prepotencia que da el saberse al dedillo un delirante libro escrito por un beduino pederasta, que la culpa de los delitos no es de los asquerosos agresores sexuales, sino de las propias víctimas puesto que son ellas las que "echan leña al fuego" ya que "estaban semidesnudas y usaban perfume".

Es decir que para la carcomida y pútrida mente de este psicópata sexual en potencia, si se le acerca una mujer con los labios pintados de carmín, él sería incapaz de comportarse como un ser racional, lo que es la prueba evidente que los creyentes tienen razón a la hora de afirmar que la evolución no existe (al menos en su caso), ya que se encuentran muy por debajo de nuestros primos primates en la escala filogenética, y a pesar de su pretendida mesura y autocontrol, al final estos piadosos enfermos mentales son incapaces ni siquiera de moderar esos bestiales instintos que les excluyen de la condición de sapiens, dejándoles en el lugar que verdaderamente les corresponde por derecho: el parque zoológico. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario