Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

13 de julio de 2015

Ya era hora que los cristianos empezaran a ser responsables de sus delitos



Uno de los grandes enigmas del sistema judicial es que mientras cualquier comentario despectivo contra la religión puede acabar con el acusado en la cárcel porque casi todos los países tienen leyes contra la blasfemia, la situación contraria nunca se produce, de tal manera que los creyentes, apoyados en sus privilegios pueden insultar, denigrar, perseguir y delinquir prácticamente sin ninguna cortapisa siempre que lo hagan en defensa de sus creencias, por más absurdas que estas sean.

Pero de vez en cuando la justicia hace un poco de su trabajo como en el caso del reverendo Scott Lively. Este fanático religioso lleva décadas pontificando sobre los recurrentes demonios del cristianismo: aborto, divorcio, relaciones prematrimoniales y ese largo etcétera de pecados inventados por unos analfabetos pastores de cabras de milenios pasados, con especial atención a la "maldad" de la homosexualidad. Inciso, ¿porqué esa fijación con el mundo gay cuando los datos indican que el sacerdocio está plagado de homosexuales reprimidos?

Respecto a su fijación con el mundo homosexual, y como en EEUU no se han aprobado las "leyes" que este demente considera adecuadas para tratar el tema, se ha dedicado a recorrer medio mundo para presionar a otros gobiernos más influenciables (sobre todo del Tercer Mundo) acerca de la imperiosa necesidad de erradicar (nunca mejor dicho) a los sodomitas, inventando para ello cruentas historias de raptos de menores y posteriores violaciones en grupo a cargo de esos siempre nefandos pecadores y comparándolos con los nazis. 


Como ven además de fanático este individuo es ignorantemente ofensivo hasta la médula, porque si por algo se caracterizaron los nazis fue por su persecución implacable de la homosexualidad, terminando varios miles de ellos en los campos de exterminio en donde fueron masacrados como el resto de las víctimas del holocausto nazi.
 
Tal ha sido la constante fijación de este individuo que al final sus fanáticos esfuerzos dieron resultado en Uganda, una de los países más atrasados del terrible Tercer Mundo, que aprobó una ley de represión de la homosexualidad que inicialmente castigaba a los infractores con la pena de muerte, pero que después se "suavizó" y los sodomitas "solo" podían ser condenados a cadena perpetua. Menos mal que el año pasado el Tribunal Constitucional del país la consideró ilegal, aunque el gobierno ha apelado la decisión.

Pues bien, diferentes organizaciones de gays africanas consideraron que el papel jugado por este piadoso fanático era constitutivo de delito y le denunciaron ante los tribunales por crímenes contra la humanidad por sus reincidentes intentos de exterminar a todo un colectivo. 

Y recientemente la corte penal encargada del caso ha aceptado juzgar a este fanático criminal. Ahora sólo falta esperar que este demente inductor al genocidio sea declarado culpable y sirva de escarmiento para todos aquellos fanáticos que dedican sus vidas a perseguir, insultar y humillar a aquellos otros seres humanos que no ha sido tocados por la demente imbecilidad religiosa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario