Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de junio de 2015

¿Y si los padres de los niños vacunados ejercieran su libertad?




Uno de los espurios argumentos más machaconamente repetidos por los antivacunas es que ellos tienen todo el derecho del mundo a no vacunar a sus hijos aun cuando se acaben creando focos o guetos de comunidades sin protección que puedan servir como catalizadores para epidemias. Ahora bien, ¿qué ocurriría si los padres de los niños vacunados quisieran ejercer su libertad de la irresponsable manera de los antivacunas?

En el reciente caso del niño con difteria de Gerona, la libertad de no vacunar a un niño ha desatado una alarma sanitaria de primer grado, con cientos de personas bajo observación y control epidemiológico, de tal manera que se están haciendo controles a todas las personas que ha podido estar en contacto con la irresponsable familia. Con estos controles médicos 8 niños que han dado positivo para la presencia de la bacteria pero que, por estar vacunados no han enfermado, han sido puestos en cuarentena por parte de las autoridades sanitarias en sus propios hogares para proteger de riesgo de contagio a otros niños no vacunados que todavía se encuentran sanos y sin infectar. Es decir, que por unos irresponsables padres que han ejercido su “derecho” a poner en peligro la vida de su hijo, ahora esas otras 8 familias están pagando las consecuencias a pesar de haber cumplido escrupulosamente con sus deberes ciudadanos. 

Pero pensemos ahora si estos 16 padres, decidieran ejercer sus derechos de manera tan irresponsable y egoísta como los padres del pequeño hospitalizado y argumentaran que porqué se va a recortar la libertad de movimiento de sus hijos, que además se encuentran perfectamente aunque sean contagiosos. Es decir que bien podría decir que

“¿quién es el guapo que le quita la libertad a mi hijo de jugar en la calle o en el colegio con quien quiera? y si alguien se infecta pues ese es su problema, sobre todo porque en realidad ha sido culpa suya por no cumplir las recomendaciones sanitarias”

Porque lo que está mostrando esta situación es que los irresponsables quedan libres de toda culpa y que al final quienes acaban pagando un precio son encima aquellas personas más responsables y que se atienen a las más mínimas e insustituibles normas de convivencia.

Esto es lo que pasa por no enseñar valores cívicos en el colegio a todos los ciudadanos, que luego algunos acaban llegando a adultos sin haber aprendido la lección y comportándose entonces como unos perfectos niños caprichosos, intolerantes y malcriados, incapaces de entender que el mundo no gira alrededor de ellos y que vivir en sociedad implica importantes concesiones y restricciones por parte de todos. En resumen, que la libertad de cada uno termina allí donde empiezan los derechos del conjunto de la ciudadanía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada