Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

19 de marzo de 2015

Ser un antivacunas sale caro, al menos en Alemania



Los antivacunas, individuos irracionales capaces de realizar las más disparatadas afirmaciones, deberán a partir de ahora de moderar sus comentarios so pena de arruinarse.

Así hace algún tiempo un biólogo alemán ofreció a través de su página web un premio de 100.000 euros a cualquiera que demostrara que el sarampión estaba siendo causado por un virus, ya que nuestro “biólogo” negacionista afirmaba (sin pruebas por supuesto) que esta era una enfermedad psicosomática debida a un trauma infantil. Y a tomar vientos casi un siglo de investigación en enfermedades infecciosas.

Pues bien, otro investigador aceptó el reto y le envió copias de varios artículos científicos en donde se demostraba que el virus del sarampión es real y que produce la famosa enfermedad. Por supuesto el antivacunas, fiel a su patente irracionalidad, negó la evidencia de las pruebas. 

Y todo hubiera quedado en nada si nuestro competente investigador no hubiera demandado judicialmente al irracional biólogo, de tal manera que ahora un juzgado de Alemania ha considerado que las pruebas aportadas sobre la existencia del virus son suficientes y ha condenado al negacionista del sarampión a pagar la suma prometida.

Así que, al menos en este caso, la prepotente irracionalidad del antivacunas ha tenido su justo y merecido castigo. Ahora solo falta que cunda el ejemplo y que los negacionistas de las vacunas asuman judicialmente sus disparatas y erróneas suposiciones y paguen por sus absurdas afirmaciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario