Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

12 de agosto de 2013

Quiropráticos australianos antivacunas dicen prevenir o curar la poliomelitis



Dentro del absurdo mundo de las supersticiones cada vez está tomando más fuerza las denominadas terapias alternativas en donde no sólo se publicitan "tratamientos" holísticos para enfermedades incurables sino también para aquellas que la medicina científica diagnostica y cura adecuadamente. Y la quiropráxis no podía ser diferente, con su explosiva mezcla de hipótesis erróneas, tratamientos placebo e ignorancia científica.


Así esta terapia con más de 100 años de antigüedad que nació con vocación aglutinadora asegura que
"la subluxación es la única causa de las enfermedades (todas las enfermedades), y la manipulación de la columna vertebral, la panacea universal"
y dentro de este indemostrado supuesto (que no ha justificado valor terapéutico alguno por encima del placebo), pues los quiroprácticos llevan años vendiendo tratamientos para las más variadas enfermedades incluidas las infecciosas. Y dentro de esta prepotente ignorancia la mayoría de estos "profesionales" son profundamente antivacunas ya que piensan que

"no hay evidencias científicas que apoyen que la vacunación previene la transmisión de las enfermedades infecciosas"

por lo que indican que no vacunan a sus propias familias y además recomiendan a sus pacientes que tampoco lo hagan. Cosa nada extraña ya que su "medicina" fue inventada por un individuo sin estudios (que creía en el espiritismo y la magnetoterapia y que decía haber recibido sus conocimientos médicos del espíritu de un doctor muerto) en una época en la que los conceptos de microorganismo, patógeno e infección no estaban todavía del todo claros para la gran masa de la población, aún cuando unas década antes Pasteur y Koch habían demostrado inequívocamente la Teoría Microbiana de la Enfermedad.

Pues con este substrato mezcla de ignorancia, misticismo e ineficacia médicas los quiroprácticos "tratan" habitualmente enfermedades infecciosas como la poliomielitis tal y como se muestra en el siguiente video



Y parece ser que el intrusismo profesional ha llegado a tal punto en Australia que el gobierno ha ordenado a los quiroprácticos de las Antípodas que dejen de objetar a la vacunación, eliminen tanto sus supuestos tratamientos frente a enfermedades infecciosas como la poliomielitis como aquellos "cursos" profesionales que entren en contradicción con estas restricciones. Aunque tal y como ha indicado el presidente de la "Friends of Science in Medicine" esta anómala situación pervivirá ya que

''El verdadero problema, por supuesto, es que estas instrucciones no van a cambiar necesariamente los corazones y las mentes de los quiroprácticos que se han formado en modelos sanitarios fraudulentos''

Por lo que la única solución racional sería obligar a estos pseudomédicos a que probaran científicamente (tal y como se hace con medicamentos, protocolos médicos y demás terapias clínicas) sus supuestos remedios, antes de "vender" milagrosos tratamientos a incautos y desesperados pacientes.




5 comentarios:

  1. Se juntan el ignorante y el timador... a ver cuando los gobiernos se dejan el "buenrollito" con tanto timador alternativo.

    ResponderEliminar
  2. Desde el año 1994 he visitado a 3 quiropràcticos distintos por razones de domicilio, tres profesionales que hicieron una carrera de cinco años de duración, y puedo afirmar que mi experiencia con ellos me hace no reconocer a ninguno de ellos en las pràcticas que se describen o sugieren en este articulo, Ninguo atiende a enfermos cuya sintomatologia sea diferente a problemas de columna. Ninguno me vendió producto alguno, solo con una en apariencia simple manipulación en la espalda me libran de muchos sufrimientos y me permiten llevar una vida normal que antes de conocerles no podia llevar. En esos diecinueve años y hasta hoy el totla que llevo en las visitas y consultas no supera los 120 euros de media anual. Esto lo gastaba yo antes dese 1986 hasta 1994 solo en medicamentos, masajistas, ynrehabilitacion por fisioterapeuta.

    ResponderEliminar
  3. Tambien digo que desconozco el caso concreto que menciona el articulo, solodigo mi experiencia con los Doctores en Quiropràctica que me ha tratado cuyos nombres y apellidos figuran en el listado de la AEQ http://www.quiropractica-aeq.com/

    ResponderEliminar
  4. xatevexo11

    Pues entonces los quiroprácticos españoles y los australianos no se parecen en nada.

    ResponderEliminar
  5. Me encanto el articulo. Hace tiempo me tocó leer en un blog americano sobre la participación de quiroprácticos en un congreso de autismo organizado por grupos biomédicos. Eso me extrañó muchisimo. ¿Que tienen que hacer los quiroprácticos en el asunto del autismo? (huelga decir que tampoco los biomédicos nada tienen que hacer en el autismo, pero esos chantas ya lo agarraron de negocio). Pues bien, texto que se incluía del "doctor" quiropráctico que iba a participar en el simposium se justificaba diciendo que si los niños con autismo asistían a una sesión de quiropráctico para reacomodar ciertas vertebras de la parte superior se encontrarían en mejor condición para favorecer las terapias que les aplicaran para su autismo... ¡Haganme el favor! Ridiculez al por mayor. Muchos niños con autismo sufren de hipersensibilidad al grado tal que tienen aversion al contacto físico. Mucho menos van a admitir una sesión con un huesero sobador. Lo que hacen los pseudoterapeutas con tal de enfundarse más dinero.

    ResponderEliminar