Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

30 de mayo de 2013

La pseudociencia económica justifica las políticas regresivas y antisociales



Debido a los innegables logros de la ciencia, que han permitido a nuestra especie el dejar de depender de los caprichos de la Naturaleza (al menos en el desarrollado primer mundo) y diseñar (con mayor o menor fortuna) un mundo adaptado a nuestras necesidades, existe una gran presión para cubrir con ese paraguas de racionalidad y profesionalidad que emana de la investigación científica las facetas sociales más variadas, para así recubrirlas con una pátina de verdad incuestionable a prueba de críticas. Y este mimetismo espurio es quizás más llamativo en los entornos económicos y políticos en donde se intentan disfrazar sin pudor alguno como ciencia demostrada lo que en la mayoría de los casos es simplemente ideología (y además de la más retrógrada) adornada con un lenguaje pseudocientífico pero totalmente desprovisto de la herramienta que verdaderamente hace poderosa a la investigación: el método científico.


Así por ejemplo durante décadas y décadas y hasta la actualidad, economistas financiados directa o indirectamente por grandes empresas y al servicio de los intereses de la oligarquía financiera internacional (quizás el ejemplo más paradigmático ha sido los famosos Chicago Boys) han venido presentando (jaleados por una muy bien engrasada maquinaria propagandística de periódicos económicos, supuestos expertos independientes, cadenas de TV conservadoras y creadores de opinión varios) algunas hipótesis como la de la eficiencia de los mercados o la de las expectativas racionales junto con unos muy limitados datos estadísticos como hechos científicos prácticamente incuestionables, que han servido de base para justificar todas aquellas políticas neoliberales y desreguladoras marcadamente regresivas y profundamente clasistas que se intentan colocar por encima de la crítica y del sano escrutinio social y así poder situarlas por encima del ejercicio democrático. Y ello sin olvidar que a efectos prácticos, la economía actualmente se encuentra a un nivel de desarrollo científico similar al de la química (o alquimia) de la Edad Media, cuando además la primera intenta explicar hechos y mecanismos mucho más complejos que los estudiados por la segunda. 

Quizás el último caso de esta mezcla de mala y sesgada ciencia económica ha sido el famoso e influyente estudio en el que se afirmaba que cuando la deuda pública de una nación superaba el 90% del PIB el crecimiento económico se reducía muy significativamente. Y este estudio, debidamente amplificado por los centros de poder sirvió de justificación de la maldad de los déficits públicos, estudio tan bien aprovechado por el Banco Central Europeo y la canciller alemana Ángela Merkel para imponer las criminales políticas de recortes que están destruyendo el estado del bienestar y la propia democracia en todo el sur de Europa y que ahora se ha demostrado que contiene una serie de errores tan garrafal que harían sonrojar a cualquier estudiante de economía. Pero el daño ya está hecho y ha servido muy adecuadamente a sus propósitos neoliberales.

Finalmente ¿a alguien le puede sorprender que estudios financiados por grandes bancos o corporaciones transnacionales concluyan que los impuestos, la regulación económica o el gasto público son ineficaces, contraproducentes o derrochadores?


3 comentarios:

  1. Estoy de acuerdo en que la economía que nos quieren hacer creer los neoliberales es una pseudociencia. Parece tener la misma intención que el opio del pueblo, la religión. Quieren hacernos creer que el control racional y democrático de la economía es perjudicial y que el mercado libre (caótico) se autoregula. Así, mientras la mayoría está embobada con creencias, los magnates usan la razón y el cálculo para controlar ellos el mercado y saquear la riqueza producida por todos.

    ResponderEliminar
  2. Ay,neoliberales,sacerdotes del diosmercado.

    http://carnespodridas.blogspot.com.ar/2012/08/el-anti-mito-del-ganadorherramienta-de.html
    http://carnespodridas.blogspot.com.ar/2012/08/la-necesidad-empresaria.html
    http://carnespodridas.blogspot.com.ar/2011/11/mira-el-tabaco-neneasi-te-meto-el.html

    Saludos

    ResponderEliminar
  3. Yo soy más del principio de Hamlem ("No atribuyas a la maldad aquello que pueda ser explicado por la estupidez"): los que gobiernan no tienen ni zorra idea de matemáticas.
    http://fisicadepelicula.blogspot.com.es/2013/05/las-matematicas-de-los-recortes-en.html
    http://fisicadepelicula.blogspot.com.es/2013/05/las-matematicas-de-los-recortes-en_2.html

    ResponderEliminar