Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

12 de noviembre de 2012

¿Para qué sirve la ciencia?


Año tras año el presupuesto de investigación del estado español mengua significativamente, de tal manera que en estos últimos cuatro ejercicios fiscales hemos vuelto a indicadores de principios de siglo y seguimos empeorando. Y ello es posible por una serie de causas. La primera es que la ciudadanía no comprende ni qué es ni para qué sirve la ciencia. Y además muchos de nuestros vecinos piensan que los investigadores somos, en el mejor de los casos, unos frikis que nos dedicamos a superficialidades intelectuales sin ninguna conexión con la realidad para esconder nuestra limitaciones en cuanto a sociabilidad o incluso peor, que nos dedicamos a oscuras investigaciones con malévolos intereses. Y ello fundamentalmente es debido tanto a la forma en la que se enseña la ciencia en prácticamente todas las etapas educativas en España, sin conexión entre el proceso intelectual y de metodología de experimentación (lo que se resume en el llamado método científico) y los resultados finales y la aplicaciones beneficiosas que se derivan de estos estudios,



como al tratamiento que habitualmente artes como la literatura y el cine han dado a nuestra profesión. Así todos tenemos en mente ese científico brillante pero loco que, trabajando en la soledad de un oscuro laboratorio, acaba poniendo en peligro a sus convecinos (y muchas veces a la humanidad entera) por su ansia ególatra de llegar al conocimiento último sin control ninguno. Imagino que esto último ocurre porque prácticamente ningún escritor o guionista o director de cine ha pisado un laboratorio de investigación de los de verdad.

E incomprensiblemente los logros están a la vista. Prácticamente todo lo que nos rodea, en este mundo hiperdesarrollado del siglo XXI, es el resultado directo del trabajo de los científicos. Si nos centramos en el aspecto sanitario, las personas no entienden o se olvidan lo mucho que le debemos a la ciencia. Desde el momento que nacemos, los que hemos tenido la suerte de nacer (sólo hay que recordar las terribles estadísticas históricas de muerte tanto de parturientas como de sus vástagos) hasta el final de nuestras actuales longevas vidas, cientos de millones de personas del primer mundo hemos podido sortear enfermedades y accidentes varios que en ausencia de la medicina científica eran las responsables de las cortas y sufridas vidas de nuestros antepasados hasta épocas bastante recientes. La gente se olvida que hasta el descubrimiento de los primeros antibióticos o la invención de los de última generación, una simple herida infectada o una comida en mal estado podía acabar con la vida de cualquier persona. Que en ausencia de vacunas, las epidemias asolaban pueblos y ciudades. Y no hablemos de los nuevos métodos de detección y análisis médicos que junto con la cirugía avanzada y los trasplantes salvan la vida de miles de ciudadanos todos los días. Y todos estos increíbles logros médicos no aparecieron por generación espontánea sino que por el contrario fueron el resultado del esfuerzo y la genialidad de miles de científicos a lo largo de los últimos dos siglos, aunque los primeros indicios de la Teoría Microbiana hunden sus raíces en el lejano Renacimiento. 


Y ya sé que se puede decir que el aporte español ha sido tradicionalmente escaso a este conjunto impresionante de logros, pero por ello y con más razón ya es hora de que nuestro modesto país aporte su grano de arena a esta empresa común, quizás la más importante de todas las emprendidas por la humanidad. Porque invertir en ciencia ahora es el mejor seguro de vida, plan de jubilación o herencia que podemos dejar a nuestros descendientes, ya que con el paso del tiempo siempre se ha demostrado que cualquier inversión en investigación reporta grandes beneficios al conjunto de la sociedad. Y argumentar como están haciendo nuestros políticos faltos de luces y cortos de miras,  que en esta época de crisis la inversión científica debe ser prescindible recontando cada año unos pocos cientos de millones de euros del presupuesto, cuando se siguen regalando decenas de miles de millones de euros a una secta de adoctrinadores prehistóricos sotanados o dilapidando cientos de miles de millones de euros en ocultar la irresponsable avaricia de banqueros depredadores, además de demagógico es directamente irracional e injustificable en todo punto.




Pesimista reflexión final

España es un país de pandereta. Mientras continúan y se acentúan los recortes en sanidad, ciencia o educación, lo único que moviliza a la gente es la desaparición de un equipo de fútbol. Y para más inri la mayoría de ellos deben cientos de millones de euros a la hacienda pública. Vergonzoso y deprimente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario