Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

5 de noviembre de 2011

La locura criminal de la practica religiosa de la sanación por fe


Resulta que a un bebe norteamericano se le diagnosticó un tumor maligno ocular que fue creciendo rápidamente. La solución evidente propuesta por los médicos fue una operación antes de que el cáncer creciera más y se extendiera. Hasta aquí ningún problema pero como siempre las sacrosantas, absurdas y en este caso criminales creencias de unos deficientes mentales vinieron a complicar el ya de por sí grave problema. Los padres no podían ser los típicos hipócritas, como el resto de los creyentes en los más variados dioses, que hubieran permitido el tratamiento, hubieran rezado a su dios particular rogando por la curación de su bebé y cuando tras una operación exitosa el cirujano les hubiera comunicado que su hija estaba fuera de peligro hubieran corrido a si iglesia a dar gracias a su benevolente creador y a aumentar sus donaciones para ayudar a tan poderoso culto. No señor. Estos descerebrados son de los creyentes de verdad. De los que creen que su dios no tiene otra cosa que hacer que velar por sus particulares intereses y que mantiene una línea de comunicación directa y abierta las 24h para ellos. Vamos, lo que dicen de verdad todos los libros sagrados pero que casi ningún creyente (con muy bien criterio por otra parte) tiene los arrestos de llevar hasta sus últimas consecuencias. Pues como digo, estos descerebrados padres si creen de verdad en su religión. Y su religión es la Iglesia de Cristo, un conglomerado de fundamentalistas cristianos evangélicos que creen en la literalidad de la Biblia. ¿Y que implica esto? Pues entre otras absurdeces, creen en la sanación por fe. Es decir, en que cuando un individuo enferma no se necesita ningún tratamiento médico sino que si rezan a su dios éste les curará. Simple y barato. Adiós a la medicina moderna con todas sus complicaciones: hospitales, médicos, enfermeros, medicamentos, vacunas, cirugías, etc. No me digan que no es buen sistema para acabar con el déficit público ahora que estamos inmersos en esta terrible crisis económica. Si es que como somos unos descreídos, así nos va. Con lo fácil que sería que abriéramos nuestros corazones a la verdad mística, regresáramos al rebaño y seríamos cuidados como buenas ovejas y así se acabarían todos nuestros problemas.
Así que combinando la idiocia mental de los padres con el respeto a los sagrados derechos de la religión el tumor siguió creciendo, hasta ser tan monstruoso que ponía en peligro no sólo la visión sino la vida misma de la pequeña, tal y como refleja la siguiente fotografía:


Al final incluso en el país de la libertad religiosa, las autoridades estatales tuvieron que actuar y permitieron la intervención quirúrgica que salvó a la pequeña y condenaron a la pareja a la irrisoria pena de 90 días de cárcel. Por supuesto nadie ha osado pensar que estos fanáticos no están capacitados para criar y educar a una niña y que lo que realmente necesitan es ser internados en una institución mental. Seguirán inoculando la ponzoña religiosa a su pequeña hasta que con el paso de los años esa pobre criatura decida “libremente” abrazar la absurda fe de sus padres o cualquier otra similar y tendremos que respetar su “libre elección” como ha ocurrido recientemente con la adolescente musulmana que quiere taparse también de forma absolutamente voluntaria con una denigrante sábana negra.
Pero como publica el blog La ciencia y sus demonios el asunto no está todavía zanjado. Los padres en lugar de reconocer su ignorancia, su prepotencia y su maldad han sido capaces de demandar a las autoridades que salvaron la vida de su hija porque no quieren hacerse cargo de los gastos sanitarios ocasionados por el tratamiento médico. Vergonzoso y ruin a más no poder. Y como indica el comentarista de esta noticia emitida en una cadena de TV norteamericana, increíblemente los ignorantes y malvados padres tienen posibilidades de ganar el juicio por la jurisprudencia norteamericana.



La variante de la iglesia de Cristo a la que siguen estos dementes padres consta de algo más de mil seguidores y más de 20 hijos de miembros de esta secta han muerto en EEUU de enfermedades prevenibles o curables. Ésta es la primera vez que un juez deroga el divino derecho de estos desequilibrados a seguir matando a sus vástagos. A lo mejor no podemos obligar a adultos idiotas a negarse a recibir atención médica para salvar sus vidas. Quizás esta cerrazón mental sea mejor para nuestra especie puesto que así se acorta la vida de estos ignorantes y como dice el refrán “muerto el perro, se acabó la rabia”; pero lo que no es negociable es que asesinen a sus hijos en nombre de un dios ignorante. Así que la única solución razonable sería esterilizarlos a todos por ley para que no pudieran procrear y dañar a su prole y luego olvidarse de ellos para que la naturaleza (y así los patógenos perfectamente diseñados por el creador puedan hacer su labor de dolor y muerte) siga su curso sin impedimento alguno por parte de la tecnología médica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario