Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

15 de marzo de 2016

Científicos y hormigas



Muy probablemente la principal característica de la ciencia, que suele pasar desapercibida para el conjunto de la ciudadanía, es su naturaleza colectiva y hasta global, hecho que trasciende incluso a los integrantes de la misma: los investigadores.


Uno de los argumentos más comúnmente utilizados en cualquier discusión por esa variada pléyade de anticientíficos (religiosos, negacionistas, antivacunas, etc.), siempre dispuestos en la vida cotidiana o cibernética a cuestionar cuando no a refutar el conocimiento científico, es el uso predominante que dan a esos escasos investigadores que pueden compartir o apoyar sus tesis. Así los creyentes siempre utilizan el argumento de que Galileo o Newton eran piadosos cristianos, los antivacunas citan como referencia al famoso Dr. Wakefield, los defensores de las más disparatadas medicinas holísticas siempre tienen a mano la opinión de tal o cual médico o investigador para defender que el nuevo o viejo “procedimiento” alternativo es capaz de curar todas las enfermedades, desde el simple resfriado a los más variados tipos de cánceres.

Y lo que olvidan todas estas personas es que el conocimiento científico es una labor colectiva en la que cada investigador es como una simple y humilde hormiga. Las hormigas, seres dotados por la Naturaleza nada más que con un par de instintos y un cerebro más que diminuto, cuando trabajan coordinadamente son capaces de la proeza tecnológica de fabricar un gigantesco complejo de túneles y cámaras que regulan la temperatura y la humedad del hormiguero en su conjunto y lo convierten en una eficiente instalación agropecuaria que no desmerece para nada cuando se le compara con granjas o plantaciones humanas. Poco importa que algunas hormigas se despisten, se pierdan o mueran, el hormiguero como entidad colectiva trasciende las más que evidentes limitaciones de las humildes hormigas.



Pues esto mismo se puede aplicar a la ciencia, no importa que un científico crea en Alá o Zeus, practique la astrología o el reiki, vea duendes o se cure el resfriado con homeopatía, es el hecho de que cientos (cuando no miles) de investigadores repartidos por todo el mundo se enfrenten al mismo problema, intenten comprender el mismo proceso natural o se empeñen en fabricar una nueva herramienta, cada uno de ellos por supuesto con su particular abordaje y poniendo a prueba su ingenio y su tesón, lo que hace verdaderamente poderosa a la ciencia. Por el camino muchos de ellos se equivocarán y fracasarán, otros incluso retrocederán pero al final los esfuerzos coordinados de todos ellos repetirán la proeza de añadir un nuevo descubrimiento o una nueva invención a ese ya casi inabarcable e inimaginable hormiguero que es el actual conocimiento científico.

2 comentarios:

  1. Excelente la metáfora? alegoría? (No soy muy ducha con esas clasificaciones)

    ResponderEliminar