Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

4 de febrero de 2013

Dios amaña los partidos dentro del deporte profesional



No hay duda alguna de que la creencia de los individuos religiosos en un dios personal todopoderoso creador de un inimaginable universo, pero que a la vez se preocupa por las miserias de unos pobres homínidos perdidos en un planeta insignificante ubicado en un rincón de una galaxia muy normalita es absurda, pueril y totalmente errada.

Inciso: los dioses en su infinita paciencia ¿son capaces de escuchar sin morir de aburrimiento la letanía de cobardes y patéticas peticiones de sus mezquinos seguidores? Señor mío: haz que el zoquete de mi hijo apruebe sus exámenes finales (mejor que hubiera estudiado en lugar de perder el tiempo salmodiando de rodillas), cúrame el SIDA o las hemorroides (que lo mismo si ese dios misericordioso no hubiera creado a los patógenos o nos hubiera diseñado un poco menos chapuceramente se podría haber ahorrado todas estas peticiones y ya de paso el inmenso sufrimiento que conllevan), salva por favor a mi familiar enfermo terminal de un terrible cáncer (pero ¿no es ese mismo dios el que le ha hecho enfermar para así poder llevárselo a la gloria divina cuanto antes?) y así sucesivamente con el resto de las interesadas solicitudes de personas incapaces de tomar las riendas de sus vidas. 

Pero cuando queda más en evidencia este absurdo comportamiento religioso es cuando el creyente abandona todo pudor y como un niño malcriado y voluble ruega a su divino protector por absurdos caprichos. Y el ejemplo más claro se da en el deporte. Son totalmente risibles esas imágenes tan comunes en los piadosos EEUU de Norteamérica (pero no sólo) de atletas multimillonarios arrodillados en medio del estadio pidiendo a su dios (generalmente el judeocristiano en cualquiera de sus variantes) fuerza y ayuda para ganar el partido y así poder negociar al alza sus ya agraviantes contratos económicos.


Personalmente pienso que como están intentando hacer trampas a la vista de todo el mundo (puesto que solicitan superpoderes o milagros)  las respectivas ligas de sus deportes deberían multarlos sin piedad por amañar los partidos con entes extraterrestres.
Pues bien, el colmo del ridículo es cuando los enfervorecidos pero también piadosos hinchas rezan y sobre todo piensan que su diosecillo atiende sus plegarias para que este domingo su equipo gane a los odiosos rivales. Y no piensen que son dos o tres fanáticos religiosos, ya que una reciente encuesta publicada por el "Public Religion Research Institute" indica que esta visión es mayoritaria en la sociedad estadounidense. Así el 53% de los norteamericanos considera que

"dios premia a los atletas creyentes con buena salud y éxito"

Y el 27% de los encuestados afirma además que

"dios determina qué equipo va a ganar en cada uno de los partidos que se juegan"

Vamos menudo titánico trabajo, imaginen al dios que sea decidiendo los resultados de todos y cada uno de los miles de partidos que se juegan en el mundo cada día. Y así semana tras semana, agotador.
En resumen, que al menos en EEUU ya se sabe: los atletas que más se lesionan o juegan peor son los menos piadosos y los equipos que más partidos pierden son los que tienen jugadores y seguidores más ateos. Trasladando el símil al fútbol español, estos datos demuestran que dios es claramente del Barcelona y que los equipos colistas como Osasuna, Mallorca o Deportivo de La Coruña están llenos de impíos, ateos, pecadores, seguidores del demonio, herejes, apóstatas y demás gente de mal vivir. Amén.



2 comentarios:

  1. Ateo666666, esto es prueba de que cuando le va mal al equipo de turno, es porque ha aumentado el número de hinchas de mal vivir.

    Por cierto, ¿se aplicará esto para los musulmanes?; porque a Arabia Saudí lo golearon 8-0 en manos de los ateazos alemanes.

    :-D
    Bueno, esto es prueba de que el amaño de partidos ha sido una mafia que ha involucrado hasta al altísimo. jajaja

    Finalmente, ¿será que España es multicampeona porque ha aumentado el número de golpeabiblias o le dan el crédito a los católicos y sus jornadas de la juventud?

    ResponderEliminar
  2. martincx

    Parece que está claro que comenté ya hace tiempo en

    http://diario-de-un-ateo.blogspot.com.es/2010/11/religion-y-futbol.html

    que a la vista del palmarés del Mundial de Fútbol de esta competición queda clarísimo que los respectivos patrones de Brasil (cinco mundiales) e Italia (cuatro) son los que tienen verdadero poder en el cielo. Estos datos también demuestran (como no podía ser de otra manera) que Dios es católico porque casi todos los títulos han sido conseguidos por equipos de fútbol de países seguidores del Papa de Roma aunque algunas veces apoye a los ingleses anglicanos, que ya se sabe son los protestantes que existen más parecidos al catolicismo.

    ResponderEliminar