Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

19 de septiembre de 2012

A pesar de los severos recortes en investigación España todavía se encuentra entre la élite científica mundial, aunque no sabemos por cuánto tiempo


La revista Scientific American acaba de publicar el ranking de los 25 mejores países del mundo en investigación según publica hoy la web de ciencia Esmateria. Y en ese ranking España está en un muy meritorio décimo puesto mundial tal y como indica el siguiente gráfico extraído directamente de la publicación. 

 
Y eso a pesar de los severos recortes producidos en los últimos años en los presupuestos de investigación tal y como recoge el propio gobierno español y que han hecho retroceder el gasto español a niveles de hace seis años mientras que nuestros más directos competidores han aumentado dichas inversiones en I+D. Así en el año 2010 según el portal científico SJR España produjo alrededor de 59.000 artículos científicos, sólo por debajo de las grandes naciones industrializadas, China y la India tal y como muestra el siguiente resumen:


Este reseñable décimo puesto es más destacable si tenemos en cuenta que hay trece países que invierten más dinero en I+D que España tal y como resume la siguiente tabla: 


Y finalmente si calculamos el cociente entre el número de publicaciones dividido por el gasto total en I+D encontramos que España se encuentra en un cuarto puesto de eficacia en asignación de recursos tal y como se indica en la siguiente tabla

 Por supuesto que estos son datos globales que no tienen en cuenta la calidad relativa de cada publicación, por lo que hay que ser cautos en cuanto a la interpretación de estas magnitudes. Sin embargo estas estadísticas muestran tal y comenté ya en una entrada previa, que la ciencia española presenta un nivel internacional más que aceptable máxime teniendo en cuenta la poca importancia que se le da y el escaso apoyo recibido tanto a la investigación como a los científicos en nuestro país y permiten un moderado optimismo sobre la valía del personal investigador español. Ahora solo queda esperar que tras los brutales recortes en I+D que llevamos padeciendo los últimos años y que muy probablemente aumentarán en los siguientes presupuestos no se destruya todo este tejido investigador que tanto esfuerzo, trabajo y sacrificio ha costado formar y mantener.   

P.D.
Según el propio gobierno de España el record de inversión en I+D se produjo en el año 2009 cuando se invirtieron cerca de 10.000 millones de euros, siendo este presupuesto en la actualidad de sólo unos 6.000 millones de euros. 


Simplemente recuerden que la iglesia católica recibe una cantidad anual muy superior todos los años de más de 11.000 millones de euros sin ningún tipo de recorte.

7 comentarios:

  1. Ese ranking es por publicaciones en bruto. La India también está muy arriba en ese ranking, pero su nivel científico es bajo. Si se considera la lista de número de citas, por ejemplo, España cae por debajo del puesto por PIB y acaba más o menos por la veintena, que es más o menos lo que corresponde al gasto. En ningún sitio dan duros por euros. España sale tanto peor parada cuanto más exigente se ponga el nivel. El ejemplo típico es el único premio Nobel conseguido en Medicina hace más de un siglo.

    ResponderEliminar
  2. Juan

    Estoy de acuerdo contigo que cuanto más exigente es el parámetro (calidad de la revista, investigadores de élite) más bajo es el puesto de España. Sin embargo respecto a tu comentario sobre citaciones, en la misma web que mostraba en mi entrada (SJR), España ocupa el noveno lugar ya que la India baja bastantes puestos como tu comentas.

    ResponderEliminar
  3. No ateo, Juan habla del número de veces que se citan los artículos de España, mientras que tu dato se refiere a los artículos citados. Siguiendo en esta línea, que caigamos tan bajo en la relación entre artículos citables y citas indica que o bien, por lo general, los descubrimientos que salen de aquí son menos relevantes, o bien tienen menos difusión. O por supuesto una mezcla de ambas.

    ResponderEliminar
  4. Yo lo que veo es que siendo los décimos en gasto, no parece que se realicen muchas patentes. Claro que este último dato es del año pasado y sin embargo se compara con datos de hace tres. Y en esos tres han pasado muchas cosas. El gasto por ejemplo, no creo que se mantenga en ese nivel. Y eso seguramente tiene que ver con que en el campo de las patentes caigamos hasta el vigésimo segundo puesto.

    ResponderEliminar
  5. Tamiko

    El problema de las patentes no es de la investigación sino de las empresas. Si un científico además de realizar una buena labor investigadora tiene que patentar su descubrimiento y además montar una empresa sin ayuda el resultado es el desastre. Porque desgraciadamente en España no hay tejido empresarial innovador capaz de aprovechar los resultados científicos.

    ResponderEliminar
  6. Pero entonces, ¿a dónde va nuestro trabajo científico?

    ResponderEliminar
  7. Tamiko
    Si miras un poco la historia de la ciencia pasan bastantes años, muchas veces décadas desde que un investigador describe un fenómeno, explica un mecanismo o inventa algo hasta que se empieza a ver sus aplicaciones prácticas. Así que yo pienso que en general el trabajo científico cuanto más básico sea en el fondo es una inversión que disfrutaremos en nuestra vejez o quizás nuestros descendientes. Yo en la práctica lo asimilo a un plan de pensiones a largo plazo o una herencia para toda la humanidad. Así los estudios realizados pongamos por caso en Inglaterra o Japón pueden ser aplicados décadas después para un nuevo avance por una empresa alemana o australiana. Aunque lo ideal sería dejar de pensar tanto en el rendimiento económico particular en términos de lucha empresarial y seguir el ejemplo de grandes investigadores como Jonas Salk que desarrolló la vacuna contra la poliomielitis y después altruistamente se negó a patentarla permitiendo que estuviera accesible en todo el mundo.

    ResponderEliminar