Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

9 de marzo de 2012

Espiritualidad y efecto placebo: las dos caras de la misma superstición


Un estudio realizado en Alemania sugiere que la espiritualidad y el ya famoso efecto placebo pueden ser desencadenados por redes de actividad neuronal muy similares o casi idénticas. Además los autores del estudio indican que diversas evidencias empíricas sugieren que la espiritualidad puede ser un buen elemento de predicción de la respuesta al placebo. Vamos, que a mayor nivel de espiritualidad mejor respuesta al placebo. ¿Les suena de algo? Por supuesto, es bastante razonable suponer que un persona con un fuerte componente espiritual/religioso/mágico tenga mayor predisposición a autosugestionarse con cualquier tratamiento inocuo, inútil o inservible que le sea indicado independientemente de la efectividad del mismo. En resumen, estos datos apoyan fuertemente la idea de que todas las creencias (independientemente del objeto de las mismas) comparten idénticos mecanismos neuronales y confirman al menos mi suposición personal de que cuando un individuo es crédulo lo es en múltiples facetas de su vida, pues resulta difícil ser una persona crítica, escéptica y racional en un contexto y luego en otro ser un fervoroso creyente en las hadas, que una paloma fecundó a una virgen, los horóscopos, que te esperan otras 72 vírgenes en un paraíso con ríos de leche y miel, que las enfermedades son un invento de las farmacéuticas para sacarnos el dinero, los duendes, las abducciones alienígenas, que el SIDA se cura acostándose con una virgen (por cierto, menuda fijación tienen todos los iluminados con las vírgenes, que las dejen en paz que ya tiene bastante ellas), las posesiones demoniacas y el interminable etcétera que los ociosos analfabetos han ido inventando en miles de años de ignorancia y debilidad mental.


4 comentarios:

  1. interesante...es el peor tiempo empleado en leer algo sin sustento ni siquiera algo rescatable de este "articulo"

    ResponderEliminar
  2. Pues nada Muriel

    Dedica tu inestimable tiempo a leer cosas más interesantes y con más sustento. Y ya de paso ábreme al conocimiento y enséñame esas doctas lecturas que haces en la web que te llenan mucho más como por ejemplo ese video de Youtube tuyo titulado "beso de amor en Tokyo". Eso sí que es filosofía científica profunda.

    ResponderEliminar
  3. Según esta característica (a mayor credulidad, mayor efecto placebo), ¿cuáles serían las ventajas de llevar una vida totalmente escéptica?
    Saludos

    ResponderEliminar
  4. alewain

    Aunque la credulidad permite que el efecto placebo funcione, hay que recordar que este efecto no cura, simplemente enmascara los síntomas y el paciente cree que se encuentra mejor. El escepticismo, el racionalismo y el pensamiento crítico permite a las personas elegir los verdaderos tratamientos médicos, los que de verdad curan y por tanto la ausencia de este racionalismo crítico simplemente mata porque los pobres incautos terminan en manos del charlatán de turno que "cura" el cáncer, el SIDA con zumos de fruta, sándalo, homeopatía o cualquier otra estupidez.

    ResponderEliminar