Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

1 de octubre de 2011

Homeopatía y multinacionales farmacéuticas


Uno de los principales argumentos de los partidarios a la homeopatía es que los medicamentos clásicos, es decir aquellos que han sido probados científicamente y han demostrado su efectividad curando enfermedades reales, son compuestos artificiales que elaboran grandes compañías multinacionales mirando únicamente su propio beneficio. Por el contrario se argumenta que los mal llamados “medicamentos homeopáticos” (porque a diferencia de los anteriores, éstos no curan nada y únicamente se basan en el efecto placebo) son sustancias naturales que se elaboran de manera también “natural” (valga la redundancia) únicamente para el bienestar de las personas. Nada más lejos de la realidad.

Lo que desconocen estos adeptos a la homeopatía es que dichas sustancias si es que se puede llamar así a algo que no existe, puesto que los compuestos originales se han diluido tanto que no queda nada en el bote que venden (por cierto a precios nada económicos) de la sustancia original se producen en modernas plataformas industriales idénticas a las de cualquier otro producto de consumo. Y esto es así porque también existen empresas “farmacéuticas homeopáticas” siendo la principal de ellas la francesa Boiron. Aunque ellos se definen como un laboratorio farmacéutico familiar (será por marketing) en realidad esta empresa es una multinacional en toda regla con 18 empresas filiales y con presencia en 60 países según su propia página web. Tiene 4000 empleados repartidos por todo el mundo y por ejemplo en España cuenta con 4 plantas de fabricación y distribución en Madrid, Barcelona, Alicante y Vizcaya. Vamos que no vayan a creer que se dedican a ir recogiendo plantas por el campo. La empresa cotiza en la bolsa de París y durante el año 2010 su cifra de negocio fue de 520 millones de euros con unos beneficios de 9 millones de euros aunque durante el año en curso ha sufrido una fuerte caída de beneficios, será que la crisis también ha llegado al sector y la gente prefiere morirse a curarse con la homeopatía. 

Y todo ello para qué. Pues para ofrecernos “medicamentos” como el Coldcalm especialmente indicado para niños con tos, resfriado o gripe y sólo por el módico precio de 12,49 dólares americanos. ¿Que contiene este medicamento especialmente diseñado para nuestros hijos? Pues extractos homeopáticos de belladona, una planta solanácea que contiene alcaloides que la hace venenosa y que usaban en el Egipto faraónico y las brujas de la Edad Media como narcótico. En la medicina científica actual se usa como antiespasmódico. Como se ve ideal para curar el resfriado o la gripo de nuestros hijos. Además incluye extracto de “nux vomica” o más comúnmente conocida como árbol de la estricnina, otro alcaloide que produce estimulación del sistema nervioso y que en altas dosis se usa como veneno para animales especialmente raticida doméstico. Otro compuesto perfecto para infantes enfermos, ya que o bien los espabila rápidamente o si nos pasamos de dosis se acaba el problema respiratorio de raíz. Dicho “medicamento” también contiene extractos de “Allium cepa” o cebollas comunes, “Apis mellifica” que imagino que será algún derivado obtenido de las abejas y no un machacado del cuerpo completo de las mismas y que también cura homeopáticamente meningitis secundarias y “Gelsemium sempervirens” que es un tipo de jazmín que también contiene alcaloides pero de efectos sedantes. Que manía con administrar alcaloides a niños con gripe, aunque estos últimos tienen efectos contrarios a la estricnina, menudo batiburrillo. Pero todavía quedan más componentes, si es que este medicamento es una caja de sorpresas. También contiene “Kali bichromicum” o cómo lo conocemos los químicos, bicromato potásico que es un oxidante fuerte y tóxico que en contacto con la piel provoca alergias y es cancerígeno. Como se puede observar una mezcla de sustancias potencialmente peligrosas pero no se asusten. Ya que como estamos hablando de homeopatía, pues de los compuestos originales no queda ni rastro y como comentaba antes únicamente se pagan 13 dólares por un frasco que exclusivamente contiene lactosa y otros excipientes por lo que bien podría venir vacío.

5 comentarios:

  1. Me ha encantado este articuloooooo! Llevo años rebatiendo estupideces homeopáticas con el teorema del agua es mierda, por que si tiene memoria....

    ResponderEliminar
  2. Excelente. Y novedoso enfoque apuntando hacia lo 'natural' vs. lo 'comercial'.

    ResponderEliminar
  3. Cuánto te pagan por el "articulito"

    ResponderEliminar
  4. jmsp

    A mi no me paga nadie por decir la verdad. Por cierto ¿cuanto te pagan a tí por ir sembrando dudas sobre la honestidad de aquellos que denunciamos la estafa homeopática?

    ResponderEliminar