Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

26 de agosto de 2011

Yo como ateo convencido tengo que rendirme a la evidencia de que los milagros sí existen

Si como milagro entendemos la realización de un suceso altamente improbable, yo como ateo reconocido tengo que admitir (muy a mi pesar) que se ha producido un milagro en la muy católica Pamplona, tierra del Opus Dei y refugio de creyentes. Resulta que un peregrino de camino a las católicas jornadas de la juventud protagonizadas por el anciano Benedicto XVI ha sido corneado por un toro. ¿Un joven corneado por un toro en Pamplona? Menuda miseria de milagro, en todos los sanfermines aparecen varias cogidas. Sin embargo esperen vuesas mercedes que la noticia tiene su enjundia. Resulta que el susodicho peregrino ha sido corneado por un toro inanimado, fabricado en bronce y que forma parte de una escultura coral que representa los sanfermines pamplonicas. No me digan que no es un milagro. Por lo que se ve el torpe peregrino se encaramó en la mencionada estatua, e imagino que su ángel de la guarda cristiano estaría de vinos por el afamado barrio viejo de Pamplona, y debido a la exaltación del momento o por la comunión mística con su cristiano hacedor (el cual está presente en todos los rincones de la piadosa capital navarra) vaya usted a saber, se cayó con tan mala suerte que se clavó el pitón del broncíneo morlaco. Vamos, todo un argumento para una mala comedia. Pero no se vayan porque aún hay más, como dirían los viejos dibujos animados de la TV de nuestra infancia. Otro compañero suyo, peregrino cristiano también él, a la vista de tan increíble milagro e imagino que mediatizado por la sangre que brotaba de la herida de su compañero se desmayó también. Resultado, ambos fueron hospitalizados por los servicios de emergencia. No me digan que no es un milagro en toda regla. La única duda que me queda antes de convertirme en un piadoso religioso es si no es una obra del maligno para reírse descaradamente del poder de dios todopoderoso. Les mantendré informados.   

No hay comentarios:

Publicar un comentario