Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

7 de diciembre de 2010

Matrimonio y visita papal a España

En su reciente visita a España el Papa católico, como no podía ser de otra forma, volvió a cargar contra algunos de los principales demonios de la Iglesia: matrimonio homosexual y aborto. Hoy quisiera hacer algunas anotaciones sobre el matrimonio que seguramente sorprenderán a los defensores de la fe y la tradición. No es verdad que el matrimonio tal y como lo entienden los católicos haya sido la única forma “natural” de regular la convivencia de las parejas. Dejando de lado que diversas culturas que han tenido poliginia o poliandria, en la mayoría el matrimonio era un simple contrato económico al margen de los respectivos dioses que cada pueblo adorara. Desde la aparición del Cristianismo hasta el tardío siglo XII, es decir durante la friolera de más de mil años de enseñanzas verdaderas de la Iglesia, esta naturaleza de acuerdo económico sin ninguna bendición divina se mantuvo inalterable. Por supuesto este acuerdo sólo era llevado a cabo cuando los contrayentes tenían bienes, es decir, nobles o personajes influyentes como mercaderes, etc ya que en caso de ausencia de bienes a regular, como era el caso de los pobres (la inmensa mayoría de la población europea) lo normal era el rapto tanto en su variante voluntaria como en la brutal forzosa. Desde el siglo XII hasta el famoso Concilio de Trento allá por el mil quinientos y pico la idea de que la Iglesia tenía algo que decir sobre el asunto fue creciendo de tal forma que es en el mencionado Concilio y no antes, cuando se establece que el matrimonio es un sacramento. Quince siglos de poder religioso cristiano y sin verdadero matrimonio eclesiástico, es decir, generaciones y generaciones de buenos católicos viviendo en pecado. Por lo tanto, lo que ahora se define por nuestros obispos como la única unión posible ni siquiera fue importante para la Iglesia durante la mayoría de su existencia. Esta forma de actuar en la Iglesia en donde en cada momento se define como dogma inalterable algún precepto que cambia con el tiempo no es algo inusual en la Iglesia católica como lo asevera el hecho que indiscutibles dogmas actuales como la Santísima Trinidad o la Virginidad de María fueron considerados durante siglos herejía por la propia Iglesia. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario