Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

21 de febrero de 2019

El Islam está (por supuesto) por encima de la Ciencia


En 2011 a un joven imán británico, educado en una universidad inglesa y miembro de la prestigiosa “Royal Astronomical Society” se le ocurrió leer en una mezquita londinense una disertación sobre Islam y la teoría de la evolución. Como el Corán asevera que Adán fue creado directamente por Alá, imagínense el revuelo que se formó. Varios de los presentes le acusaron directamente de blasfemo y apóstata, lo que puede conllevar el castigo de la pena capital. Rápidamente diversos fanáticos ofendidos con la prédica consiguieron que varios imanes de de diferentes países musulmanes decretaran una fatwa pidiendo la ejecución del blasfemo apóstata. Total que al final el incauto Hasan se retractó del horrible pecado, pidió perdón y volvió al redil de la fanática verdad asegurando que el Corán está por encima de la ciencia, por lo que volvió a creer en la costilla de Adán y otras verdades incuestionables de la tres religiones del libro. Y todo esto no ocurrió en una lejana aldea del remoto Afganistán, sino en la civilizada ciudad de Londres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario