Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

23 de febrero de 2018

¿Cómo funcionan los dioses?

Miles de millones de personas en el mundo ruegan y ruegan por sus más que patéticos deseos a las diferentes deidades sin darse cuenta de que en el caso de existir, estos seres todopoderosos podrían ser acusados bajo cualquier legislación mínimamente avanzada de cometer los peores crímenes contra la Humanidad.

Porque unos dioses que supuestamente conceden ridículos deseos como conseguir un trabajo, curar las hemorroides, hacer que alguien se enamore o suerte en los juegos de azar a personajillos más que egoístas, sólo por el simple hecho de rezar 


cuando en el mundo existen millones de niños que terminan sus cortas e inocentes vidas después de insoportables agonías  por culpa del cáncer o del hambre, deberían ser juzgados y condenados a la pena máxima en caso de existir.

Pero hete aquí que en pleno siglo XXI millones de agraciados habitantes de los países ricos, con todas sus necesidades cubiertas siguen dando gracias a su dios por su generosa dadivosidad, sin entender lo ofensivamente criminal que sería tener razón y conseguir pertenecer a esa más que exigua minoría de descerebrados agraciados, mientras por otra parte esos seres supuestamente omniscientes, benevolentes y todopoderosos llevan milenios olvidándose de la inmensa mayoría de la Humanidad, que parece haber venido a este mundo a ser torturada desde el mismo día de su nacimiento. 



1 comentario:

  1. Esa pregunta la hice yo a los ocho años con los Reyes Magos y me tuvieron que responder que eran los padres.
    Es de cajón :)

    ResponderEliminar