Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

26 de junio de 2017

La más que residual iglesia católica en España


Una de las grandes paradojas hispanas es que mientras la iglesia católica mantiene prácticamente intacto toda su influencia institucional, con unos poderes públicos vergonzosamente sumisos, luego sin embargo prácticamente nadie hace caso de sus más que absurdos preceptos. 

Y una buena forma de percibir esta desconexión entre la mentirosa historia "oficial" de una España "católica" y la verdadera realidad es observa en las estadísticas, por ejemplo los datos oficiales de matrimonios. Así según el INE, año tras año los matrimonios católicos no paran de disminuir desde aquella no tan lejana época de 1980 en donde tan sólo el 5% de los contrayentes eligieron una boda civil. Sin embargo esa cifra era el simple resultado de décadas de represión nazionalcatólica, puesto que poco a poco creció su número y fue en el año 2009 cuando se consiguió algo impensable en España: el porcentaje de bodas civiles superó al de católicas. Y en estos últimos 7 años la proporción no ha dejado de aumentar ya que los datos oficiales de pasado 2016 muestran que el 71% de los ciudadanos se casan en el juzgado, y por tanto no pertenecen a esa más que inexistente "mayoría católica" con la que nos quieren engañar políticos y sotanados que consta en el mismo plano de (ir)realidad que los supuestos milagros del nazareno demente. 


Así, poco a poco las estadísticas se acercan a la verdadera realidad española, en donde todos los datos indican que un exiguo 10-15% de los ciudadanos es católico y que el resto hace menos caso al papa, a los obispos ultramontanos y a los curas pederastas que al ratoncito Pérez.

1 comentario:

  1. Si empezamos diciendo que el 100% de los matrimonios SIEMPRE han sido civiles (sólo varía el lugar de la firma del certificado matrimonial) las estadísticas del INE son del todo innecesarias. Y lo son porque un matrimonio a efectos legales SÓLAMENTE puede ser civil ya que ningún culto puede certificar de manera legal un matrimonio. En Román Paladino : La ceremonia católica del matrimonio (como echarle agua a un nonato en una pila "bautismal" no certifica su inclusión en la lista de lxs vivxs) vale lo mismo que te case Elvis en Las Vegas : nada a efectos legales

    Es sólo una opinión personal pero el giro de las curvas coincide con la crisis económica. Y es que ahorrarse los gastos de la boda en la iglesia de turno -que no suelen ser baratos- debe influír notablemente en el cambio de escenario de la ceremonia: en el ayuntamiento de tu ciudad estos gastos suelen ser más moderados (cuando no inexistentes) y, sobretodo, no hay que pagar a un tipo para que te declare casado; declaración que, insisto, no vale para nada

    Sobre lo del "nazareno demente" hombre, no han quedado pruebas de su historial clínico para sostener tal minusvalía pero, de creer a Pepe Rodríguez y su "Mentiras Fundamentales de la Iglesia Católica" http://www.pepe-rodriguez.com/Mentiras_Iglesia/Mentiras_Iglesia_ficha.htm está demostrada la historicidad del personaje por el simple hecho de que después del tiempo transcurrido ya habría sido desmontado un posible engaño. Lo que queda también bastante claro es que Jesús (o como quiera llamarse ese santo varón) nunca tuvo intención de fundar ninguna iglesia. Como rabino que era ya tenía un dios y una religión donde postuló sus predicaciones. No tenía ningún sentido crear otra confesión expresamente para ello

    ResponderEliminar