Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

22 de enero de 2015

Autismo, religión y teoría de la mente

La neurociencia está descubriendo que nuestro cerebro lejos de ser una entidad única funciona en la práctica como si contuviese diferentes módulos que han evolucionado en diferentes épocas como respuesta adaptativa a diferentes presiones evolutivas.



Así por ejemplo es por todos conocido el caso de los autistas, individuos que pueden tener prodigiosas habilidades en matemáticas, arte, música o de memoria, pero que son incapaces de tener ningún tipo de interacción social. En estos individuos los módulos cerebrales encargados de la capacidad de atribuir pensamientos e intenciones a otras personas, lo que científicos, psicólogos y filósofos denominan "teoría de la mente" no son funcionales. Es decir, estos individuos no entienden que existen otros seres humanos dotados de pensamientos, sentimientos e intenciones fallándoles lo que comúnmente se denomina psicología intuitiva. Por tanto, en los casos más extremos de la enfermedad estas personas tratan a sus semejantes como seres inanimados o como simples robots o muñecas sin volición ninguna, simples cosas que pueden llamar su atención por unos momentos pero para nada importantes en su absoluta soledad mental. Imaginen que Robinson Crusoe hubiera nacido y vivido toda su vida en una isla desierta sin contacto alguno con otros seres humanos, pues algo parecido es la terrible situación de la mente de un autista.

Por el contrario el resto de los humanos somos capaces, en mayor o menor medida, de entender que existen otros seres que pueden tener sentimientos, deseos, pensamientos o intenciones más o menos similares a los nuestros. Esta capacidad  de "ponerse en lugar de" nos permite concebir y sobre todo prever las necesidades e intenciones de nuestros semejantes haciendo posible la relación social, base de nuestra compleja existencia grupal.

Un individuo que desarrolle una adecuada teoría de la mente podrá diferenciar claramente objetos mecánicos de animales y éstos últimos de los seres humanos. Es por ello que durante la infancia, en la etapa en la que se está desarrollando esta facultad, la imperfecta teoría de la mente de los niños les permite ser capaces de tratar a sus muñecos o a las mascotas similarmente a como se relacionan con otros niños o con los adultos. Cualquier padre ha podido disfrutar enormemente de esas muchas veces cómicas conversaciones de su hijo pequeño con cualquier objeto, animal o incluso con un amigo invisible o por el contrario ha pasado horas consolando a su sufriente vástago por la "muerte" por simple rotura de su muñeco preferido, incapaz de hacerle entender que sólo es un juguete. Pero es que para nuestro hijo en esa época el muñeco es tan importante o más que cualquier ser humano. Después con el paso del tiempo, el normal desarrollo intelectual del infante va diferenciando claramente personas del resto de objetos y seres, los amigos imaginarios desaparecen y el cariño hacia la mascota pasa de ser una relación entre iguales a un afecto asimétrico. 

Pero ¿qué ocurre si durante la etapa infantil no se desarrolla adecuadamente la teoría de la mente en un individuo, bien por problemas neurológicos o por condicionamiento mental? Pues que el resultado es un persona con una incapacidad de diferenciar a los seres con intenciones (como son el resto de sus congéneres) de otros objetos: el viento, las sombras, ruidos o ya puestos su simple imaginación, sujeto que entonces vive rodeado de un universo donde además de los seres humanos existen multitud de entidades inteligentes con las que debe lidiar.

Estimado lector ¿le suena de algo estas personas? Pues sí, se llaman chamanes, espiritistas, místicos y demás individuos que aseguran estar en comunicación directa con esas intangibles realidades espirituales bien sean de naturaleza religiosa como dioses, ángeles y demonios o paganas como duendes, espíritus o alienígenas.


3 comentarios:

  1. En el momento de la lectura vino la idea de solipsismo. ¿”Teoría de la mente” y “solipsismo” serian sinónimos? Agradezco desde ya quien pueda darme esa luz.

    ResponderEliminar
  2. Luzisfer

    No. Solipsismo es el reduccionismo mental más absoluto: todo el universo puede ser un simple sueño o invención de mi cerebro. Teoría de la mente sería un poco lo contrario: entiendo que hay otros cerebros como el mío y por tanto, probablemente piensen o sientan de manera parecida a la mía.

    ResponderEliminar
  3. Discúlpeme el erro fatal. Después de pesquisar vi el error. Nunca había escuchado sobre la “teoría de la mente” y sonó como conspiración después de algunas cervezas, y mesclé la explicación sobre el autismo con la teoría de la mente y no haciendo tiempo para pesquisar, precipitándome, dio en lo que dio.
    Siempre vimos la religión como una actitud solipsista y después de pesquisar parece que también es autista.

    ResponderEliminar