Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

1 de julio de 2014

El pastafarismo muestra en toda su crudeza los privilegios de la debilidad mental religiosa



Es habitual oír el falaz argumento de que las creencias deben ser respetadas en todo momento y condición, sin posibilidad alguna de crítica o de mofa. Sin embargo, la mayoría (si no todas) de las ideas y comportamientos religiosos son en el mejor de los casos estúpidas cuando no directamente demenciales.

Y para poner en evidencia esta absurda tolerancia hacia las diferentes religiones se inventó allá por el año 2005 en los EEUU el pastafarismo, movimiento paródico con los ingredientes de una nueva religión ¡Alabado sea el Gran Espagueti Volador!, utilizado como revulsivo para dejar en evidencia los absurdos privilegios de los creyentes. 

Y con el paso del tiempo este movimiento sarcástico ha ido creciendo en todo el mundo, poniendo en aprietos a los gobernantes de diferentes países al tener que lidiar con un nuevo conjunto de estúpidas reglas, que por simple neutralidad democrática no pueden ser despreciadas. Así ya comenté hace algunos años que diversos ciudadanos hartos de los privilegios religiosos decidieron pasar a la acción y exigir sus "derechos pastafarianos" en igualdad de condiciones con respecto a otras religiones tan dementemente desatinadas como el remedo recién inventado pero con más solera. 

Pues bien, esta semana pasada se ha conocido que otro ciudadano, esta vez de la lejana Nueva Zelanda ha conseguido en nombre de la neutralidad religiosa que se le acepte aparecer en su flamante carnet de conducir con un colador azul de esos que se utilizan habitualmente para escurrir la pasta alimentaria después de su cocción, ya que es el tocado diferenciador que Nuestro Señor, el todopoderoso Gran Espagueti Volador ¡Bendito sea su nombre por toda la eternidad!, creador del Universo conocido y del Multiverso aún por descubrir, ordenó llevar a todos sus seguidores para que se diferenciaran claramente de esos millones de impíos, apóstatas y herejes, que adoran a falsos ídolos de pretéritas y oscuras épocas. 



Así nuestro protagonista de las antípodas ha declarado que

"Simplemente estoy exigiendo los mismos privilegios otorgados a los que afirman creer en un hombre mágico en el cielo. Ellos pueden usar prendas religiosas en la cabeza"

y claro, las autoridades neozelandesas han tenido que tragar con semejante descarnado cachondeo, porque lo contrario hubiera sido un flagrante caso de discriminación religiosa, y permitir que este señor muestre orgulloso su colador diferenciador, que le asegura un cielo con volcanes de cerveza helada servidos por exuberantes strippers de ambos sexos, para cubrir cualquier apetencia carnal, a gusto del consumidor. En fin, ¿no me digan que este cielo no es muchísimo mejor que su soso y aburrido equivalente cristiano, lleno de angelitos dando la murga con sus liras por toda la eternidad?

6 comentarios:

  1. Jeje, otra vez coincidimos en el cubrimiento de un tema: http://de-avanzada.blogspot.com/2014/06/pastafari.html

    ¡Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. David

    Es que son tan enjundiosos y tan irónicos que sería imperdonable que no los comentáramos.

    La pena es que no salgan en abriendo los telediarios de las cadenas de TV de todo el mundo para ver si así la gente empieza a razonar un poco.

    ResponderEliminar
  3. Es que el patafarismo es la verdadera religion y a ver el guapo que demuestra lo contrario

    ResponderEliminar
  4. Manuel

    ¡Alabado Sea el Gran Spaguetti Volador!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Alabado seas Mobesvol, y benditos sean tus apéndices tallarinescos

      Eliminar
  5. ¡Alabado Sea el Gran Spaguetti Volador ! Alavoleado en las altura ¡Si señor!

    ResponderEliminar