Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

29 de abril de 2014

Así funciona (tramposamente) la maravillosa sanidad privada



Desde el mundo neoliberal tanto en su variante privada como desde los poderes públicos se nos repite insistente y mentirosamente que la despilfarradora e ineficaz sanidad pública debe ser sustituida por la eficiente y barata gestión empresarial, aún cuando todos los datos muestran lo contrario, puesto que por ejemplo en España en la actualidad tenemos uno de las mejores, eficientes y baratos sistemas sanitarios del mundo.

Y cada día que pasa aparecen nuevos ejemplos de las tramposas tácticas empresariales que desarrollan las multinacionales del sector para abaratar costes transfiriendo sus gastos y sus problemas a la sanidad pública. Así, hace poco se ha destapado que Sanitas, una de las grandes empresas del sector, está sobornando a los pacientes que acuden a sus clínicas en Gran Bretaña para que se vayan a la sanidad pública a ser tratados de enfermedades graves. De esta manera y por tan sólo unos 2.400 euros por persona, la compañía consigue que pacientes con graves patologías cardiacas o cáncer sean atendidos fuera de sus hospitales y así ahorrarse las decenas (o incluso centenares) de miles de euros que acaban costando estos largos y complejos tratamientos médicos. 

¿No me digan que no es un buen negocio desde todos los puntos de vista? puesto que no sólo ahorran muchísimo dinero, si no que a la larga también mejoran sus estadísticas de fallecidos ya que es más probable que una persona con cáncer acabe muriendo que no otra operada de apendicitis. Con lo que dentro de unos años con esta tramposa táctica los maravillosos hospitales de Sanitas en Inglaterra podrán mostrar unas perfectas estadísticas en donde se vea que son más baratos y más eficaces que los derrochadores e ineptos hospitales públicos ingleses, confirmando por supuesto la clarividente visión de los gobernantes neoliberales de todo el mundo de que hay que desmontar el sistema público sanitario. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario