Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

3 de febrero de 2013

Ejemplo gráfico de la paradoja religiosa



Acabo de leer un artículo en la revista National Geographic titulado Maestros del Éxtasis sobre el renacimiento de los cultos chamánicos en la actual Rusia postsovietica, en donde se presenta toda una colección de diversos de estos presumibles mediadores de la naturaleza, que proliferando entre la ignorancia de las gentes del extremo oriente del gigante ruso, despliegan la muy archiconocida y absurda mezcolanza de supuestos trances, sanaciones milagrosas, contactos con los espíritus sagrados del viento o los árboles y demás palabrería vacua, solo apta para las mentes más atrasadas de entre los más ignorantes miembros de nuestra prolífica especie. Y la siguiente fotografía de dicho reportaje


que ha sido publicada en la revista con el siguiente pie de texto

"Símbolo de eternidad, este "árbol madre", un pino del norte de Mongolia, atrae peregrinos de todas partes. El árbol cedió bajo el peso de las ofendas textiles; las azules representan la paz y el cielo infinito"


me ha impactado y hecho reflexionar porque pienso que condensa como ninguna otra esa mezcla de estupidez y locura que son todas y cada una de las sagradas creencias en lo sobrenatural, sean éstas de la naturaleza que sean. Así el venerado "árbol madre" ha terminado (a pesar de su naturaleza sagrada) por morir asfixiado por aquellos mismos que supuestamente le rinden culto y homenaje. No se podía sintetizar mejor la obscena paradoja de todas las religiones: tras un aparente noble interés inicial, al final la cruda realidad es que los creyentes siempre acaban por pervertir y destruir todo aquello que supuestamente adoran más devotamente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario