Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

11 de mayo de 2018

La verdadera realidad de España


A pesar de que Rajoy, ese presidente de gobierno neoliberal, presume (de la manera más engañosa, por cierto) de lo bien que va la economía de España, la cruda realidad es que los ciudadanos de a pie están cada vez más cerca de la más terrible miseria.

Y para ejemplo dos recientes, y más que descarnadas, noticias. La primera es que, según un reciente estudio de la OCDE, España tiene el más que indecoroso honor de ser el país de toda la Unión Europea con mayor porcentaje de trabajadores pobres. Todo un record más que negativo, que evidencia que en esta desgraciada piel de toro un trabajo ya no garantiza poder salir de la miseria. Y como tenemos que seguir apretándonos el cinturón muy seguramente acabaremos volviendo a la época de la servidumbre, o peor aún de la esclavitud, en donde por una migajas los trabajadores serán explotados a conciencia, como ocurre por otra parte en esa inmensa mayoría del planeta llamada Tercer Mundo. 


 

Y si la primera noticia es humillante, la segunda es directamente terrorífica. En España cerca de dos millones de personas han tenido que renunciar a tratamientos médicos prescritos por la sanidad pública, ya que no pueden costearse los gastos asociados al copago farmacéutico: el más que terriblemente famoso medicamentazo. 


Por lo que a la larga se está poniendo en riesgo la salud, y quizás la vida, de millones de españoles, porque el estado ha decidido gastarse el dinero público en rescatar empresas privadas como bancos y concesionarias de autopistas o regalar más de 11.000 millones de euros anuales a esa más que parasitaria santa madre iglesia. Y que los españolitos de a pie se fastidien, sufran y se mueran, eso sí con el siempre importante consuelo de que eso probablemente les abrirá las puertas del paraíso católico, porque todos sabemos que a la zarza ardiente lo que verdaderamente le agrada es el sufrimiento gratuito de su idiotizado rebaño.




No hay comentarios:

Publicar un comentario