Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

19 de abril de 2018

La ignorante simpleza del ajuste fino del Universo


Los religiosos ni quieren, ni pueden justificar sus más que absurdamente increíbles creencias y en general todo lo fían a ese "argumento" de la fe, que es como no decir nada. Pero quizás sea peor cuando intentan justificar su credo intentando utilizar el razonamiento lógico y hasta el científico, porque en este caso llegan al desastre intelectual más absurdo.

Los padres de la iglesia lo dejaron bien claro allá por los principios de primer mileno EC: la razón y la fe son entidades antagónicas hasta tal punto que uno de los más venerados teólogos cristianos de todos los tiempos, Tertuliano sentenció que se cree porque la creencia es absurda, de tal manera que los dogmas del cristianismo deben apoyarse con una convicción tanto mayor cuanto menos racionalmente comprensibles sean.

Sin embargo, otras corrientes más "modernas" del cristianismo han dedicado durante siglos ímprobos, y también más que vanos, esfuerzos para encontrar algún argumento primero lógico y después, cuando la Ciencia hizo su atronadora aparición, científico que justificara de alguna manera la veracidad de las por otra parte más que irracionales creencias cristianas.

Y en esa búsqueda de justificaciones, más allá de la caja negra de la fe, algunos pensadores cristianos encontraron el argumento del ajuste fino del Universo basado en la definición del principio antrópico, que es la simple observación de que el Universo en el que vivimos debe ser compatible con la existencia de la vida en general y de la inteligencia (al menos del tipo humano) en particular. Una forma un poco rebuscada para mi gusto de sugerir que vivimos en un Universo "cuidadosamente ajustado", es decir, un Universo que parece haber sido "meticulosamente adaptado" para permitir la existencia de la vida tal y como la conocemos, derivándose entonces una prueba de la existencia de un creador del Universo capaz de ajustar todo el espacio-tiempo a la aparición del ser humano.

Y aunque esta aplicación religiosa del principio antrópico es una mera exageración de las disquisiciones académicas iniciales por parte de algunos creyentes deseosos de agarrarse a un clavo ardiendo, a día de hoy es quizás uno de los principales argumentos "racionales" que presentan los cristianos que quieren diferenciarse de Tertuliano y el resto de fervorosos irracionales seguidores del nazareno demente.

Y de entre la infinidad de argumentos que contradicen esta visión religiosa del Universo "finamente ajustado", desarrollados a lo largo del tiempo, yo considero personalmente más interesante uno de ellos, ese que llamativamente da la vuelta a la tortilla y hace pensar que por la misma estructura del Universo, si a algo está adaptado el Cosmos es para ser profunda e infinitamente hostil a la vida en general y al ser humano en particular.

Porque el 96% del Universo consiste en esas más que exóticas e incomprensibles materia y energía oscuras. 


Además, el 99,99% restante es básicamente espacio vacío en donde se encuentra de media un más que solitario átomo de hidrógeno por cada 4 metros cúbicos de espacio. Y la "poca" materia que existe son principalmente átomos de hidrógeno y helio libres. La infinidad de estrellas del Universo representan un misérrimo 0,5% del total y por supuesto los planetas infinitamente menos.


Y teniendo en cuenta nuestro propio sistema solar, los planetas en general serían prácticamente nada ya que por ejemplo la masa del Sol es mil veces mayor a la del planeta más grande Júpiter, 


que a su vez es también alrededor de mil veces más grande que la Tierra, el supuesto centro del Universo para los religiosos de toda época y condición.


Eso sin olvidar que casi todos los planetas conocidos y también probablemente los que quedan por conocer son más que hostiles a la vida en general y a los sapiens en particular.

Es decir, que ese famoso ajuste fino hacia la vida (humana o no) simplemente evidencia una total ignorancia hacia lo que es y lo que significa este casi inconmensurable y más que inimaginable Universo que nos rodea hasta prácticamente el infinito.




Pero aún así, más que incompresiblemente, algunos se empeñan en "pensar" (bueno eso de pensar es nada más que un eufemismo en este caso) que nuestra propia existencia demuestra de alguna manera que alguien "allá afuera" nos tiene tan especial cariño para ser capaz de diseñar todo un Universo hostil para nuestro supuesto gozo. Y si tal fuera la cosa, como bien argumenta el personaje del científico en la más que recomendable y demoledora película "God on trial" refiriéndose al pueblo elegido:

"¿Porqué no llenó el universo de judíos en lugar de estrellas?"

No hay comentarios:

Publicar un comentario