Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

Se ha producido un error en este gadget.

2 de marzo de 2018

En España como siempre las peleas entre católicos las acabamos pagando entre todos



España es un país más que peculiar, en donde los católicos tienen tantos privilegios que hasta los enfrentamientos entre ellos se saldan con un único damnificado: el bolsillo de todos los ciudadanos a través del erario público.

Resulta que una "docente" de religión (si se pudiera utilizar adecuadamente este prestigioso adjetivo a una persona que dedica todos sus esfuerzos a destruir la mente de los más indefensos, los niños, con esas malsanas y ofensivas estupideces sobre castigos eternos, genocidios varios, relaciones incestuosas entre familiares y demás) perdió su más que idiotizante trabajo por cometer el nefando doble pecado de casarse por lo civil con un hombre ya divorciado, algo que sólo hubiera podido superar dentro de la siempre particular "moral" católica si las nupcias hubieran sido realizadas con una lesbiana divorciada. Y como era previsible, el obispo de turno le retiró de manera más que fulminante la capacidad de seguir aborregando niños, privilegio por otra parte que había recibido graciosamente a pesar de no tener por cualificación docente más que el simple honor de ser una meapilas adepta a las historias sobre gorrinos endemoniados y serpientes parlantes. 

Pero hete aquí que nuestra católica intermitente (en clase impartiendo sin pudor la doctrina oficial de la santa madre iglesia sobre la fidelidad conyugal hasta que la muerte nos separe y luego en casa, a fornicar pecaminosamente como coneja fuera del santo matrimonio cristiano, y lo mismo utilizando encima el diabólico preservativo para no aumentar en demasía el rebaño católico) decide que su despido es injusto y que ella a pesar de ser una pecadora irredenta, condenada a las calderas de Pepe Botero por abandonar a su santo, cristiano y único señor: su católico marido, quiere seguir engañando a los niños con eso de que un dios benevolente hacia su rebaño cristiano es capaz a la vez de diseñar inteligentemente miles de patógenos, virus y bacterias capaces de producir infinito dolor y muertes más que horrendas para que los sufridos, pero muchas veces díscolos monos sin pelo que en teoría señoreamos la Tierra y también el Universo, no nos olvidemos quien manda de verdad y por tanto, decide denunciar su más que procedente despido.

Y aquí viene el problema, porque a pesar de ser elegida por nuestros talibanes obispos de la madre patria, quien contrata (eso sí, sin capacidad de elección) y paga su sueldo sin rechistar es el estado español, gracias a un más que milagroso concordato firmado por el rey absolutista de Roma y un genocida gallego con voz de pito allá por el año de Maricastaña y que nadie en esta pseudodemocracia de opereta ha sido capaz de cuestionar.  Y claro, cuando el juez dictamina que hay que readmitir en su más que ofensivo puesto de trabajo a la católica eschrödingeriana, porque como el famoso gato de la física es a la vez católica y no católica, el "recto" obispo se niega una y otra vez porque los principios están por encima de todo y al final los problemas serán para el Ministerio de Educación. Y tras más de una década de litigios por los diversos juzgados, un juez declara que la gata/no gata católica lleva la razón y como no podía ser de otra manera, condena al mencionado ministerio, y por extensión a todos los contribuyentes españoles, porque al final se hace cargo la hacienda pública, al pago de los sueldos no percibidos durante toda esa década y a la correspondiente multa. 

En resumen, que las peleas entre católicos las acabamos sufriendo y pagando todos los ciudadanos. Pero eso sí, no protesten que lo mismo acaban ante otro juez acusados de ofensa a los "sentimientos" religiosos y terminan en la cárcel, porque en España no se juega con los seguidores de la casquivana zoofílica y su hijo, el que no dio un palo al agua en su vida y se dedicaba a recorrer con sus amigotes (o algo más) las resecas tierras palestinas, que con tanto sol parece ser que afectaban y mucho la mollera de sus más que ignorantes habitantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario