Si ya has tratado en tu blog el tema de cualquiera de los artículos que lees aquí, te animo a dejar en la sección de comentarios un enlace o URL que nos lleve hacia él, siempre y cuando no sea para hacer proselitismo de la superstición en cualquiera de sus variantes. Todos ganamos con el intercambio fomentando la discusión racional.

No hay nadie más ignorante e inútil que aquel, que de rodillas y con los ojos cerrados busca una respuesta.


PARA SU INFORMACIÓN: Los ateos no creemos en ninguno de los 2.700 dioses que ha inventado la humanidad, ni tampoco en el diablo, karma, aura, espíritus, alma, fantasmas, apariciones, Espíritu Santo, infierno, cielo, purgatorio, la virgen María, unicornios, duendes, hadas, brujas, vudú, horóscopos, cartomancia, quiromancia, numerología, ni ninguna otra absurdez inventada por ignorantes supersticiosos que no tenga sustento lógico, demostrable, científico ni coherente.

Red Atea

Red de blogs AteosMagufos, Blogs de escepticismo y ciencia

Buscar este blog

3 de marzo de 2018

A dios le gustan las armas



Únicamente la religión es capaz de justificar cualquier cosa, porque lo bueno de las creencias es que los supuestos dioses que nos gobiernan, luego en realidad simplemente hacen lo que los profetas de turno quieren. Cosa nada extraña puesto que esas todopoderosas entidades solo existen en la disparatada imaginación de los más alucinados.


Y así encontramos dioses a los que les gusta la carne de cerdo y otros en cambio mandan al infierno a quienes la consumen, dioses que se encarnan en vacas, cocodrilos o cualquier otro animal y otros que si sus adeptos osan intentar representarlos de alguna manera envían a sus sicarios en la tierra a asesinarlos.

Por ello la siguiente secta no tiene nada de especial dentro del siempre delirante mundo de las creencias, pero eso de ver a docenas de piadosos creyentes armados hasta los dientes con fusiles de asalto, vistiendo coronas de balas ensartadas mientras rezan en una iglesia da un poco de reparo. 



Aunque esto demuestra claramente que cualquier comportamiento por absurdo, irracional, irritante, ofensivo, peligroso, dañino o hasta mortal siempre puede tener justificación en cuanto algún enfermo mental con contactos con el "más allá" se suba a un púlpito y así lo manifieste. Y lo peor de todo es que inmediatamente docenas o millones de estúpidos adoptarán esa costumbre y la sociedad considerará que esa nueva estupidez debe ser especialmente protegida porque las creencias son intocables.
 

1 comentario:

  1. ¿Qué crees tú que sea la mejor manera de combatir la irracionalidad en nuestro día a día? Así te digo ésto: sugiero una idea para un texto de tu blog en el cual tu propongas una suerte de decalógo a modo de los diez mandamientos judeocristianos en donde cada mandamiento sea una frase que invite, a modo de orden razonable, a meditar e investigar respecto a las cosas que siempre hemos considerado misteriosas ó inabarcables. Ése texto que sugiero podría ser una cosa como ésta:

    ''Los diez mandamientos del ciudadano racionalista y reflexivo

    1. Serás atento a todo lo expresado de parte de quien habla contigo, escuchando con suma atención cada cosa que dice con el fin de relacionar sucesos y causas y así determinar si lo que dice es verdad ó mentira.

    2. Nunca desestimarás los conocimientos básicos sobre ciencia y filosofía porque son la base que cimenta la razón y la investigación.

    3. ... ''

    Poniendóme en ése contexto que involucra a fervorosos creyentes portadores de fúsiles, sólo puedo admitir que el gobierno local ya hará algo porque parece ilógico que cuando se propague ése vídeo nadie reaccione y pida más seguridad en las iglesias ó una estricta ley que prohiba el porte de armas dentro de las iglesias ó dentro de cualquier sitio que sea sacro. No sólo éso suena ilógico, la otra cosa sin razón alguna es que un santurrón con seso admitiría la locura ésa de que a Dios le gustan las armas y entonces denunciaría a todos ésos locos religiosos que en cualquier momento abrirían fuego contra el pobre desafortunado que no está de acuerdo con sus locuras religiosas. No sólo un religioso sensato denunciaría a ésos peligrosos porque un transeunte que caminase al lado de ése lugar se pondría a correr hasta un sitio donde sea posible denunciar a ésa iglesia.

    ResponderEliminar